• 17:48
  • martes, 26 de octubre de 2021

Un análisis detallado de los genes asociados con el autismo revela su implicación en vías y procesos principales

Entender mejor cómo interactúan las vías puede dar lugar a estrategias más exitosas para el tratamiento y la prevención del autismo

Un análisis detallado de los genes asociados con el autismo revela su implicación en vías y procesos principales

Un equipo de investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH, por sus siglas en inglés) ha identificado los procesos biológicos fundamentales que implican algunos de los cientos de genes que se sabe que contribuyen al riesgo de los trastornos del espectro autista (TEA). Varios análisis separados convergieron en un proceso molecular clave --la superposición de dos importantes vías de señalización--, así como en varios grupos de genes que participan en ese proceso y contribuyen a otras enfermedades.

"Nuestro análisis de red de vías es el primer estudio de bioinformática en el autismo que conecta los puntos de cerebro y el cuerpo --de autismo y trastornos médicos adjuntos del autismo y la vulnerabilidad al estrés ambiental-- en una investigación", dice uno de los autores, Ya Wen, investigador en el Departamento de Neurología del MGH y el Hospital Infantil General de  Massachusetts (MGHfC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos.

"Esta coherencia de los resultados de diferentes enfoques refuerza nuestra confianza en que estábamos en algo fundamentalmente importante", afirma este investigador, cuyo trabajo se detalla en un artículo publicado en la revista Plos One. Aunque se esperaba que las variaciones en sólo unos pocos genes explicarían el desarrollo de trastornos del espectro autista, las principales bases de datos ahora disponen de cientos de genes que han sido asociados con trastornos del desarrollo.

El equipo de investigación de MGH se basó en la base de datos de genes SFARI (Iniciativa de Investigación del Autismo de la Fundación Simons), en la que aparecían más de 650 genes relacionados con trastornos del espectro autista en el momento en que se realizó el estudio. Para dar sentido a esta diversidad, se emplearon bases de datos adicionales para determinar las vías en las que estos genes participan y generar una red basada en las interacciones de las vías.

No sólo se detectó que las vías que están más fuertemente asociadas con trastornos del espectro autista tienen muchas interacciones con las demás, sino que también presentaban vínculos que se superponen con trastornos tan diversos como el cáncer, metabólicos y neurodegenerativos y enfermedades del corazón. Las más destacadas fueron las vías de señalización de calcio y de la MAP quinasa --que controlan actividades celulares clave-- seguidas de las vías metabólicas y neurales.

Vías implicadas en una amplia gama de funciones biológicas

Particularmente intrigante fue que las vías de calcio y MAP quinasa se superponen en un proceso conocido por jugar un papel central en una amplia gama de funciones biológicas, actividades de las que se sabe que cuando están alteradas se vinculan al cáncer, trastornos metabólicos y neurales y patologías del corazón.

"A medida que la ciencia de autismo se ha movido desde la búsqueda de unos pocos genes a encontrar cientos, nos hemos sentido desafiados por explicar cómo tantos genes diferentes podrían contribuir a una enfermedad distintiva",  dice Martha Herbert, directora de TRANSCEND (Investigación y Evaluación del Tratamiento y la Neurociencia de los Trastornos del Neurodesarrollo), laboratorio de investigación en el Departamento de Neurología, autora principal del informe y profesora asistente de Neurología en la Escuela de Medicina de Harvard MGH/MGHfC.

"Nuestras vías analizadas muestran que la diversidad de genes puede estar vinculada por un menor número de vías impactantes y esperamos que nuestros resultados contribuyan a aumentar la coherencia y la fuerza de la investigación y el tratamiento del autismo", agrega. Los autores añaden que entender mejor cómo interactúan las vías puede dar lugar a estrategias más exitosas para el tratamiento y la prevención de trastornos del espectro autista, incluso en el futuro.

"Muchos de los tratamientos actuales intentan controlar o reducir los síntomas particulares de autismo, pero este estudio sugiere que dirigirse a procesos biológicos básicos puede ser una estrategia más eficiente --plantea Wen--. Hacer frente a un proceso central que genera un espectro de síntomas puede apuntar a lo que afecta a todos esos síntomas. Esto es sólo un primer paso en lo que esperamos sea un camino hacia una mejor atención, pero es muy importante".