• 18:14
  • martes, 26 de octubre de 2021

Aumentan las tasas de muerte prematura y delitos violentos en las personas con esquizofrenia

En esta patología es fundamental el abordaje terapéutico, pero también la prevención de los riesgos de autolesión o conducta violenta en los pacientes

Aumentan las tasas de muerte prematura y delitos violentos en las personas con esquizofrenia

Una nueva investigación, publicada en la revista 'The Lancet Journal of Psychiatry', muestra un aumento de la muerte prematura y los delitos violentos en personas con esquizofrenia en comparación con la población general.

Los autores del estudio analizaron los resultados adversos, incluyendo condena por un crimen violento, fallecimiento prematuro (antes de los 56 años) y muerte por suicidio, entre 1972 y 2009 en casi 25.000 personas en Suecia con diagnóstico de esquizofrenia o trastornos relacionados.

Dirigido por el doctor Seena Fazel, de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, el equipo de investigadores comparó los resultados adversos en las personas con un diagnóstico de esquizofrenia con la población en general y hermanos no afectados, permitiendo revelar los factores de riesgo dentro de las familias, como la criminalidad o violencia de los padres, que pueden afectar al riesgo de suicidio o comportamiento violento en los hermanos.

En general, los resultados muestran que a los cinco años del diagnóstico, alrededor de 1 de cada 50 hombres y mujeres con esquizofrenia (el 2,3 por ciento de los hombres y el 1,7 por ciento de las mujeres) murió por suicidio y alrededor de uno de cada diez (10,7 por ciento) de los hombres y cerca de una de cada 37 (2,7 por ciento) de las mujeres con esquizofrenia fueron declarados culpables de un delito violento. En general, estos enfermos tenían ocho veces más probabilidades de morir prematuramente que la población general.

Al analizar la tasa de evolución de los resultados adversos en todo el periodo de estudio (1972-2009), los científicos encontraron que el riesgo de muerte prematura, suicidio y condena por un delito violento ha aumentado tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres con esquizofrenia en los últimos 38 años, en comparación con la población en general y sus hermanos no afectados con la patología.

Al rastrear el número de noches pasadas en el hospital por las personas con esquizofrenia en el periodo de estudio, los autores vieron que este aumento de las tasas de problemas parece estar asociado con el descenso de los niveles de atención hospitalaria de este tipo de pacientes, aunque el estudio no proporciona ninguna evidencia sobre una conexión causal entre la disminución de la atención hospitalaria y los resultados adversos.

Los investigadores también analizaron los factores de riesgo para estos resultados adversos en las personas con esquizofrenia, la población en general y los hermanos no afectados. En los tres grupos, los factores de riesgo de violencia y muerte prematura fueron muy similares, entre los que se incluyen trastornos por consumo de drogas, criminalidad y autolesiones, todos antes del diagnóstico, lo que sugiere que estrategias más eficaces para abordarlos pueden reducir la violencia y las muertes prematuras entre la población y no sólo en las personas con esquizofrenia.

"En los últimos años, se ha prestado mucha atención a la prevención de la esquizofrenia, impidiendo que la gente enferme. Aunque es una medida esencial, nuestro estudio pone de relieve la importancia crucial de la prevención secundaria, es decir, el tratamiento y la gestión de los riesgos de resultados adversos, como autolesión o conducta violenta en los pacientes. Los riesgos de estas consecuencias en relación con las demás personas de la sociedad parecen estar aumentando en los últimos decenios, lo que sugiere que todavía hay mucho trabajo por hacer en el desarrollo de nuevos tratamientos y mitigar los riesgos en las personas con esquizofrenia", recalca Fazel.