• 16:00
  • martes, 26 de octubre de 2021

La baja temperatura y la humedad aumentan la duración de reproducción del virus de la gripe

Con los datos obtenidos se podrían mejorar los actuales modelos de transmisión de la gripe y los esfuerzos de vigilancia y optimizar el tiempo de entrega de la vacuna estacional

La baja temperatura y la humedad aumentan la duración de reproducción del virus de la gripe

Estudios en modelos experimentales indican que la baja temperatura y la humedad aumentan la duración de la reproducción del virus de la gripe y la expulsión en organismos infectados y la estabilidad del virus en el ambiente, aumentando la probabilidad de transmisión a través de la tos, los estornudos y la respiración. Por el contrario, las altas temperaturas, parecen bloquear la transmisión aérea.

Así concluye una investigación epidemiológica realizada por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud del Centro International Fogarty, en Estados Unidos, y publicada en Plos Pathogens. El documento presenta un modelo simple basado en el clima acerca de la actividad de la influenza a nivel mundial y explica la diversidad de los patrones estacionales observados en las regiones templadas, subtropicales y tropicales.

Según Cecile Viboud, investigadora de Fogarty y directora del estudio, el modelo podría tener una aplicación más amplia, alentando a los investigadores a analizar la asociación entre los patrones climáticos y las enfermedades infecciosas a través de una amplia gama de enfermedades y latitudes.

Las infecciones humanas de gripe muestran un ciclo estacional fuerte en las regiones templadas y los experimentos de laboratorio sugieren que la humedad específica baja facilita la supervivencia en el aire y la transmisión del virus en las regiones templadas.

Según James Tamerius, geógrafo de la Universidad de Columbia, Nueva York (Estados Unidos), y primer autor del estudio, el efecto de la baja humedad específica sobre la gripe podría causar epidemias anuales de invierno en las zonas templadas. "Sin embargo, esta relación es poco probable para explicar la epidemiología de la influenza en las regiones tropicales y subtropicales, donde las epidemias a menudo se producen durante la estación lluviosa o se transmiten todo el año sin una temporada bien definida", dijo.

Después de evaluar el papel de las variables climáticas locales sobre la estacionalidad del virus en una muestra mundial de sitios, Viboud y su equipo encontraron que la temperatura y la humedad específica fueron los mejores predictores individuales de los meses de máxima actividad de la influenza, conocidos como picos de gripe.

El equipo descubrió que en las regiones templadas, la gripe es más común un mes después de periodos de humedad específicos mínimos, que coinciden con meses de temperatura más bajas. En contraste, los sitios que mantienen altos niveles de humedad y temperatura se caracterizaron en general por epidemias de gripe durante los meses más húmedos y lluviosos del año. "Los modelos que utilizamos predijeron el momento de máxima actividad de la gripe, con una precisión del 75 al 87 por ciento", dijo Viboud.

"La evidencia anecdótica sugiere que los climas más fríos tienen gripe de invierno, mientras que los climas más cálidos que experimentan grandes fluctuaciones en las precipitaciones tienen epidemias de gripe durante la temporada de lluvias, y el estudio actual se ajusta a ese patrón", dijo Viboud.

"Por el contrario, el carácter estacional de la gripe es menos definida en lugares con poca variación en la temperatura y las precipitaciones, y es un patrón que sigue siendo poco conocido. Una de las hipótesis que se utiliza a menudo para explicar la actividad de gripe tropical es que la gente se reúne en casa con más frecuencia durante la temporada de lluvias, el aumento de las tasas de contacto y transmisión de enfermedades. Existen pocos datos para confirmar esto, sin embargo, y es un área interesante para la investigación futura", afirma.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores utilizaron una base de datos mundial recientemente desarrollada que proporciona información sobre los picos de influenza de 1975 a 2008 en 78 lugares en todo el mundo. El estudio abarcó un rango de latitud que estaba entre 1 y 60 grados, con un 39 por ciento de los sitios ubicados en los trópicos.

Además, se utilizaron datos epidemiológicos procedentes de nueve países que participan en FluNet, el programa mundial de vigilancia de la gripe de la Organización Mundial de la Salud, para garantizar la validación independiente, entre ellos España, Túnez, Senegal, Filipinas, Vietnam, Colombia, Paraguay, Sudáfrica y Argentina, que no estaban representados en el original de 78.

Aunque el estudio ofrece a los investigadores una nueva herramienta en el esfuerzo mundial para rastrear la propagación de la gripe, el clima es sólo una de las varias posibles impulsoras de la estacionalidad de la influenza. "El trabajo debería centrarse en examinar el papel de los viajes de la población y otros factores en la transmisión de la gripe", advierte Mark Miller, director de la División de Epidemiología y Estudios de Población de Fogarty.