• 02:37
  • domingo, 24 de octubre de 2021

Bruselas presenta un marco estratégico para mejorar aplicación de normas de seguridad y salud en el trabajo

Se pretende apoyar a pequeñas empresas y mejorar inspecciones nacionales

Bruselas presenta un marco estratégico para mejorar aplicación de normas de seguridad y salud en el trabajo

La Comisión Europea ha presentado un marco estratégico de cara a mejorar la seguridad y la salud en el trabajo en Europa en los próximos años, centrado en mejorar la aplicación de las normas de seguridad ya existentes y ayudar especialmente a las pequeñas empresas para garantizar planes de prevención de riesgos eficaces y atender los desafíos que plantean las nuevas tecnologías como los nanomateriales y el envejecimiento de la fuerza laboral.

Más de tres millones de personas en la UE son víctimas de un accidente serio en el trabajo que les obliga a ausentarse de su puesto más de tres días y 4.000 trabajadores mueren cada año en accidentes laborales, ha recordado en rueda de prensa el comisario de Empleo, Andor László, que ha recordado que los accidentes y enfermedades ligadas al trabajo afectan a "todos los sectores", si bien el mayor número de muertes se da en el sector de la construcción.

"Obviamente no es una solución no construir. Necesitamos lugares de construcción seguros, métodos de construcción seguros y esto es lo que tenemos que desarrollar y mejorar las prácticas que existen y la aplicación de las normas. Muchas veces se trata sólo de mejorar la aplicación de las normas existentes sin que hagan falta ideas o medidas adicionales", ha subrayado.

El marco estratégico del Ejecutivo comunitario, que se revisará en 2016, busca contribuir a mejorar la calidad del trabajo y la satisfacción laboral, mejorar la productividad y competitividad de compañías, especialmente de pequeñas empresas, así como mejorar la sostenibilidad de los sistemas de Seguridad Social, ha resumido Andor, que ha insistido en que invertir en prevención de riesgos laborales conlleva beneficios para los trabajadores, las compañías y la propia economía al contribuir a "más productividad y menos costes de salud".

Así por ejemplo, los 460 millones de días que los trabajadores se han ausentado del trabajo por enfermedad en Alemania han provocado una pérdida del 3,1 por ciento del Producto Interior Bruto del país, mientras que en el Gobierno británico ha tenido que desembolsar 2.381 millones de libras (2.935 millones de euros) de costes de seguridad social atribuidos a enfermedades y accidentes, sólo en el año fiscal 2010/2011.

Mientras, cada euro invertido en prevención produce retornos en beneficios del orden de 1,29 y 2,89 euros, según estudios que manera el Ejecutivo comunitario.

El Ejecutivo comunitario ha aclarado que "no parten de cero" tras recordar que gracias a la anterior estrategia comunitaria en la materia aprobada en 2007 "todos" los Estados miembros cuentan con estrategias nacionales de seguridad y salud adaptadas al contexto nacional y ha permitido reducir "significativamente" las bajas superiores a los tres días en el trabajo por accidente serio, un 27,9 por ciento. "Pero claramente hay que hacerlo mejor", ha insistido Andor.

En primer lugar, el Ejecutivo comunitario plantea la necesidad de "coordinar las normas" a nivel europeo para garantizar "niveles de protección elevadas" para todos los trabajadores "con independencia de donde trabajan", así como para garantizar que las empresas tiene "el mismo marco equitativo" y se evitan normas "completamente diferentes" en los Veintiocho Estados miembros.

Bruselas identifica como uno de los principales desafíos en los próximos años la prevención de las enfermedades y accidentes laborales mejorando la aplicación de las normas, especialmente mejorando y apoyando la capacidad de las pequeñas y microempresas para establecer planes de riesgo eficaces y estrategias de prevención de riesgo, incluido a través de una plataforma online sobre instrumentos de prevención y simplificar la legislación para reducir la carga burocrática innecesaria para ellas. Andor ha recordado que las pequeñas empresas por ejemplo no pueden permitirse contratar personal experto en prevención de riesgo y la herramienta virtual por ello puede ayudarles.

En segundo lugar, se trata de mejorar la prevención atajando los nuevos riesgos emergentes "potencialmente significativos" como los que pueden plantear las nuevas tecnologías como la nanotecnología y atajar el envejecimiento de la fuerza laboral.

Además del apoyo a las pequeñas y microempresas, el Ejecutivo comunitario plantea "mejorar" las capacidades de inspección laboral nacionales, así como sus estrategias nacionales a través del "aprendizaje muto e intercambio de mejores prácticas", recabando para ello también datos y mejorando "las herramientas de monitorización europeas".

"La Comisión no tiene capacidad de inspección. Está en manos de los Estados miembros realizar inspecciones", ha recordado Andor, que ha confiado en que el intercambio de buenas prácticas, información y datos, junto con el desarrollo de análisis y nuevas metodologías "puede ayudar a mejorar la calidad de la inspección y mejorar los resultados en los Estados miembros".

El Fondo Social Europeo puede desempeñar "un papel clave" para mejorar las estrategias nacionales de seguridad y salud laborales, dado que pueden financiar acciones para mejorar las condiciones de trabajo y seguridad en el empleo, como reducir las exposiciones dañinas. "Está en manos de los Estados miembros programar" los fondos, ha explicado, preguntado por el montante de ayudas disponibles en total.

La Comisión no tiene intención de presentar una propuesta legislativa sobre las lesiones musculoesqueléticas que constituye "uno de los principales desafíos" pero Andor ha insistido en que la próxima Comisión podrá hacerlo o dejar el asunto en manos de los Estados miembros.