• 11:37
  • martes, 19 de octubre de 2021

El derrame cerebral se asocia con disminución inmediata y a largo plazo de la función cognitiva

En 2010 casi siete millones de adultos sobrevivieron a un accidente cerebrovascular

El derrame cerebral se asocia con disminución inmediata y a largo plazo de la función cognitiva

En un estudio que incluyó a casi 24.000 participantes, los que experimentaron un accidente cerebrovascular tuvieron una disminución aguda en la función cognitiva y también una aceleración del deterioro cognitivo que persistió durante seis años, según se detalla en un artículo publicado en la edición de este martes de la revista JAMA.

. El deterioro cognitivo es una causa importante de discapacidad en los supervivientes de accidente cerebrovascular, pero la magnitud de los cambios cognitivos en la supervivencia después del accidente cerebrovascular es incierta, según la información de respaldo del artículo.

Deborah A. Levine, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan y Sistema de Salud de VA de Ann Arbor, en Estados Unidos, y sus colegas examinaron los cambios en la función cognitiva entre los supervivientes de un accidente cerebrovascular, controlando sus trayectorias cognitivas pre-accidente cerebrovascular.

El estudio incluyó a 23.572 participantes de Estados Unidos de 45 años de edad o mayores sin deterioro cognitivo al inicio del estudio (2003-2007) y siguiéndolos hasta marzo de 2013. Durante un seguimiento medio de 6,1 años, 515 participantes sobrevivieron a un incidente de accidente cerebrovascular y 23.057 no sufrieron uno. Los participantes estaban en el 'Reasons for Geographic and Racial Differences in Stroke study' (REGARDS).

Los científicos encontraron que los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares tuvieron una tasa significativamente más rápida de deterioro cognitivo después del accidente cerebrovascular en comparación con la tasa de pre-accidente cerebrovascular, controlando las probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo antes o de forma aguda después del evento.

Los incidentes de ictus se asociaron con disminuciones aceleradas y persistentes en la cognición global y la función ejecutiva (el proceso cognitivo que regula la capacidad del individuo para organizar pensamientos y actividades, priorizar tareas, administrar el tiempo y tomar decisiones), después de considerar los cambios cognitivos de los individuos antes y de forma aguda después del evento. Además, hubo descensos significativos y agudos en el nuevo aprendizaje y la memoria verbal después del accidente cerebrovascular.

"Nuestro estudio tiene implicaciones potenciales para la práctica clínica, la investigación y la política de atención de salud. Aunque las guías de práctica clínica y los programas de mejora de la calidad recomiendan realizar evaluaciones cognitivas a los pacientes de accidente cerebrovascular antes del alta hospitalaria y también en la atención posterior, nuestros resultados sugieren que también se debe garantizar el seguimiento del deterioro cognitivo en los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares en los años posteriores al evento", plantean los autores.

"Por otra parte, nuestros resultados sugieren que la disfunción cognitiva a largo plazo es un dominio potencial para evaluar las terapias con ictus agudo. Como los adultos sobreviven cada vez al derrame cerebral, se multiplicarán los casos de deterioro cognitivo en el post-accidente cerebrovascular. Dado que el deterioro cognitivo tras el accidente cerebrovascular aumenta la mortalidad la morbilidad y los costos de atención de salud, los sistemas de salud y los contribuyentes tendrán que desarrollar sistemas rentables de atención que gestionen mejor las necesidades a largo plazo y los problemas cognitivos de esta población superviviente cada vez mayor y más vulnerable", concluyen.