• 12:06
  • martes, 19 de octubre de 2021

Desarrollan un nuevo sistema para detectar trombos en todo el organismo con una única exploración

La prueba consiste en el rastreo medinate PET de un péptido que se une específicamente a la fibrina

Desarrollan un nuevo sistema para detectar trombos en todo el organismo con una única exploración

Investigadores del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, han desarrollado un novedoso sistema probado con éxito en modelos experimentales que permite detectar tromobos en cualquier parte del organismo con una única exploración.

Los trombos están relacionados con graves problemas de salud como infartos de miocardio o derrames cerebrales, y para tratarlos es necesario conocer su ubicación exacta de cara a prevenir nuevos eventos. Así, los pacientes que han sufrido un ictus por esta causa tienen mucho más riesgo de sufrir un segundo episodio.

El problema, según han reconocido los autores de este trabajo que se presentará en la próxima reunión de la Sociedad Americana de Química (ACS, en sus siglas en inglés), es que actualmente las técnicas disponibles sólo permiten buscarlos en regiones específicas una a una sin poder hacer un cribado general de un único vistazo, lo que retrasa el tratamiento y aumenta las complicaciones.

Para ello, se pueden realizar ecografias para comprobar el estado de las piernas y las arterias carótidas, resonancias magnéticas para conocer el estado del corazón o tomografias computarizadas para estudiar los pulmones, lo que hace que en muchas ocasiones "los pacientes se sometan a varias pruebas para localizar el coágulo", ha destacado Peter Caravan, autor del estudio.

Por ello, Caravan y su equipo buscaban un método que pudiera detectar coágulos de sangre en cualquier parte del cuerpo "con una sola exploración de todo el cuerpo" e identificaron un péptido que se une específicamente a la fibrina, una proteína fibrosa que está involucrada directamente con la coagulación de la sangre.

En su estudio, y después de hacer varias pruebas en laboratorio, lograron introducir mediante un catéter para coágulos de sangre un radionucleido que se pega al citado péptido, con la ventaja de que estos elementos químicos pueden ser detectados en cualquier parte del cuerpo a través de tomografías por emisión de positrones (PET, en sus siglas en inglés).

En el estudio tuvieron que probar diferentes sondas y radionucleidos para ajustarlas al metabolismo de los animales, evitar que se desintegraran en el organismo y conseguir que quedaran bien ensamblados al péptido para su posterior identificación. La más eficaz fue una sonda que han llamado FBP8, que contenía cobre-64 como radionucleido.

Tras probar su eficacia en modelos experimentales, Caravan confía en poder probarla en humanos en otoño, aunque advierte que todavía quedan al menos cinco años de investigación hasta que pueda utilizarse en la práctica clínica.