• 02:07
  • domingo, 24 de octubre de 2021

Un dispositivo del tamaño de una píldora permite una mayor detección de cáncer de esófago

El sistema proporciona una manera conveniente de detectar esófago de Barrett que no requiere sedación del paciente ni un entorno especializado y equipo médico especializado en endoscopia

Un dispositivo del tamaño de una píldora permite una mayor detección de cáncer de esófago

Investigadores del Centro Wellman de Fotomedicina en el Hospital General de Massachusetts han desarrollado un sistema de imagen encerrado en una cápsula del tamaño de una píldora que crea imágenes detalladas y microscópicas de la pared esofágica. El sistema tiene varias ventajas sobre endoscopia tradicional, según publica la revista Nature Medicine.

Según Gary Tearney, del Centro Wellman y el Departamento de Patología del Hospital de Massachusetts y autor del informe, al mostrar las tres dimensiones, la estructura microscópica de la mucosa esofágica, revela "mucho más detalle que el que se puede ver incluso con endoscopia de alta resolución".

El sistema desarrollado por Tearney y su equipo, consiste en una cápsula que contiene tecnología óptica de dominio de frecuencia de imagen (IDEX), una punta láser de rotación rápida que emite un haz de luz infrarroja y sensores de luz que se refleja de vuelta en la mucosa esofágica.

La cápsula está unida a una cadena de sujeción que se conecta a la consola de formación de imágenes y permite a un médico u otro profesional de la salud controlar el sistema. Después de que el paciente ingiera la cápsula, desciende por contracción normal de los músculos circundantes y cuando ésta alcanza la entrada del estómago, puede ser retirada por la correa de sujeción. Las imágenes salidas de IDEX se toman durante el tránsito de la cápsula hacia el esófago.

Los investigadores probaron el sistema en 13 participantes no sedados, seis de ellos con esófago de Barrett y siete voluntarios sanos. Los médicos que operan el sistema fueron capaces de fotografiar el esófago completo en menos de un minuto y un procedimiento que implica cuatro pasos podría completarse en unos seis minutos, mientras que un examen endoscópico típico requiere que el paciente permanezca en la unidad de endoscopia durante aproximadamente 90 minutos.

Las detalladas imágenes microscópicas producidas por el sistema de las salidas de IDEX revelaron estructuras del subsuelo no fácilmente visibles con endoscopia y en las que se distinguen claramente los cambios celulares que significan la existencia de esófago de Barrett. Los participantes del estudio que habían sido sometidos previamente a endoscopia indicaron que preferían el nuevo procedimiento.

Según manifiesta Tearney, profesor de Patología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard e investigador del Hospital de Massachusetts, las imágenes producidas han sido de las mejores que se han obtenido. En un principio los autores temían haber perdido una gran cantidad de datos debido a las reducidas dimensiones de la cápsula, pero comprobaron que, una vez ingerida la píldora, es firmemente captada por el esófago, lo que permite una formación microscópica completa de imágenes de toda la pared", añade.

Según este experto, otros métodos pueden comprimir el revestimiento del esófago, lo que hace difícil obtener información precisa e imágenes tridimensionales. "El dispositivo de cápsula proporciona información de diagnóstico adicional clave por lo que es posible ver la estructura de la superficie con mayor detalle", destaca.