• 01:35
  • domingo, 24 de octubre de 2021

La frecuencia cardiaca máxima disminuye con la edad porque se reduce la actividad eléctrica del nodo sinusal

Los canales iónicos sinoauriculares y las moléculas de señalización que regulan podrían ser nuevas dianas farmacológicas para frenar la pérdida de la capacidad aeróbica con la edad

La frecuencia cardiaca máxima disminuye con la edad porque se reduce la actividad eléctrica del nodo sinusal

Una de las razones principales por las que la frecuencia cardiaca máxima (maxHR) disminuye con la edad es que el envejecimiento deprime la actividad eléctrica espontánea del marcapasos natural del corazón, el nodo sinusal, según concluye un nuevo estudio realizado por un grupo liderado por Catherine Proenza y Roger Bannister, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, en Denver, Estados Unidos.

En un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, Eric D. Larson, graduado del laboratorio de Proenza en el Departamento de Fisiología y Biofísica, explica que al registrar los electrocardiogramas de modelos experimentales conscientes vio que la frecuencia cardiaca máxima fue más lenta en los de mayor edad y que esto fue así porque las células de marcapasos miocitos sinoauriculares o SAMs de los no podían ir tan rápido como las de los jóvenes.

Los investigadores registraron las pequeñas señales eléctricas a partir de las células aisladas y detectaron que las SAMs de los individuos de mayor edad latían más lentamente, incluso cuando estaban completamente estimulados por hiperexcitación. La tasa de latido era más lenta debido a un conjunto limitado de cambios en la forma de onda del potencial de acción, la señal eléctrica que generan las células.

Los cambios fueron causados por alteraciones del comportamiento de algunos canales de iones en las membranas de las células más viejas. Los canales iónicos son proteínas que conducen la electricidad a través de la membrana celular.

Según sus autores, este estudio abre muchas más preguntas para la investigación futura, pero su importancia es que se plantea la posibilidad de que los canales iónicos sinoauriculares y las moléculas de señalización que regulan podrían ser nuevas dianas de fármacos para frenar la pérdida de la capacidad aeróbica con la edad.

Mientras tanto, Proenza señala que "a pesar de la frecuencia cardiaca máxima disminuye en todos por igual, independientemente de la condición física, las personas pueden mejorar y mantener su capacidad aeróbica a todas las edades mediante la práctica de ejercicio".