• 10:08
  • sábado, 23 de octubre de 2021

La frecuencia en el consumo de dulces no está vinculada a la obesidad o a enfermedades cardiacas

Así lo exponen los expertos en medio de una coyuntura actual en la que la atención sanitaria se ha centrado más que nunca en la lucha contra la obesidad

La frecuencia en el consumo de dulces no está vinculada a la obesidad o a enfermedades cardiacas

La frecuencia en el consumo de dulces no está vinculada a la obesidad o a enfermedades del corazón, tal y como ha evidenciado una investigación realizada por el Centro de Regulación Química y de Seguridad Alimentaria de Estados Unidos.

Este trabajo, que ha sido publicado en la edición online de la revista Nutrition Journal, demuestra que los adultos que ingieren dulces, al menos, cada dos días "no son más propensos a tener sobrepeso, ni tienen mayores factores de riesgo para enfermedad cardiovascular que los consumidores moderados o los esporádicos".

Los  autores sostienen que, incluso las personas que más dulces comen, no tienen más probabilidades de padecer un problema de salud.

Para llegar a esta conclusión los expertos han analizado diferentes variables, como el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura o el espesor del pliegue cutáneo. Además, no ha habido diferencias "en la presión arterial, los índices de colesterol HDL y LDL, los de triglicéridos y la resistencia a la insulina".

De esta forma lo asegura la miembro de este centro de investigación y autora principal del estudio, la doctora Mary M. Murphy, que añade que los dulces representan "poco más de 20 de las kilocalorías que ingieren las personas en su dieta diaria". Para ella, el 60 por ciento de las mismas se ingieren en las bebidas azucaradas y otros alimentos parecidos.