• 09:07
  • sábado, 23 de octubre de 2021

Identifican la fuente de decodificación del sonido en el cerebro

Los resultados podrían aplicarse en el diseño de dispositivos que funcionen mejor en ambientes ruidosos

Identifican la fuente de decodificación del sonido en el cerebro

Investigadores del Laboratorio Eaton-Peaaboy del Ojo y el Oído de Massachusetts de la Escuela de Medicina de Harvard y el Laboratorio de Investigación Electrónica del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos, han adquirido nueva información sobre cómo funciona la audición localizada en el cerebro, un hallazgo que publica la revista Journal of Neuroscience.

"La mayoría de las personas son capaces de localizar la fuente de un sonido con facilidad, por ejemplo, un chasquido que viene de la izquierda o una bocina que suena a la derecha. Sin embargo, esto es un problema realmente difícil de resolver para el cerebro", afirmó Mitchell L. Day, investigador en los Laboratorios de Eaton- Peabody y profesor de Otología y Laringología en la Escuela de Medicina de Harvard.

Los científicos saben que la capacidad para localizar la fuente de un sonido con facilidad es vital para oír bien conversaciones en ambientes ruidosos como los de los restaurantes, pero se necesita mucha información para entender cómo funciona la audición con el fin de poder diseñar dispositivos que funcionen mejor en entornos bulliciosos.

"Los niveles superiores del cerebro que deciden la dirección de la que procede un sonido no tienen acceso al sonido real, sino únicamente a la representación de ese sonido en la actividad eléctrica de las neuronas en los niveles inferiores en el cerebro. Se desconoce cómo utilizan los niveles más altos del cerebro la información contenida en la actividad eléctrica de esas neuronas del nivel inferior para crear la percepción de la ubicación del sonido", explica.

En el experimento, los investigadores registraron la actividad eléctrica de las neuronas individuales en un área del cerebro auditivo de nivel inferior esencial llamado el colículo inferior (CI), mientras un animal escuchaba sonidos que provenían de diferentes direcciones. Estos expertos encontraron que la ubicación de una fuente de sonido se podría predecir con precisión a partir del patrón de activación de una población de menos de cien neuronas de CI, es decir, un patrón particular de la activación de CI indica una localización particular en el espacio.

Los investigadores encontraron, además, que el patrón de activación de CI podría distinguir correctamente si existe una única fuente de sonido presente o dos fuentes procedentes de diferentes direcciones, es decir, el patrón de activación de CI podría segregar fuentes simultáneas.

"Nuestros resultados muestran que los niveles superiores del cerebro pueden ser capaces de separar con precisión y localizar fuentes de sonido basándose en la detección de patrones en una población relativamente pequeña de neuronas CI", concretó Day.