• 09:44
  • sábado, 23 de octubre de 2021

La inmunoterapia contra el cáncer encabeza la lista de los descubrimientos de 2013 de la revista Science

La inmunoterapia contra el cáncer está en el primer puesto porque, pese a que su impacto final en la enfermedad aún se desconoce resultados recientes están destacando su éxito

La inmunoterapia contra el cáncer encabeza la lista de los descubrimientos de 2013 de la revista Science

La comunidad de científicos centrada en la investigación del cáncer experimentó un cambio en 2013 cuando una estrategia en ciernes finalmente consolidó su potencial: la inmunoterapia contra el cáncer, en la que el tratamiento se centra en el sistema inmunológico del organismo en lugar de los tumores. Las nuevas terapias incitan a las células T y otras inmunológicas a combatir los tumores, una estrategia que la revista Science sitúa en lo alto de su lista de los diez descubrimientos más importantes de 2013.

Esta clasificación anual de logros científicos innovadores, seleccionados por la revista y la organización internacional no lucrativa que la publica, la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) también incluye hallazgos en tecnologías de células solares, técnicas de edición genómica y estrategias de diseño de vacunas, entre otras, como recoge Science en su edición junto con un reportaje relacionado.

"Este año no había dudas sobre la inmensa promesa de la inmunoterapia contra el cáncer --explica el editor jefe de la revista Science, Tim Appenzeller. Hasta la fecha, esta estrategia de emplear el sistema inmunológico para atacar tumores sólo funciona para algunos cánceres y unos cuantos pacientes, por lo que es importante no exagerar sus beneficios inmediatos".

No obstante, Appenzeller argumenta que varios especialistas en cáncer están convencidos de que "están viendo el nacimiento de un importante nuevo paradigma para el tratamiento del cáncer". Varios de los avances de hoy en la inmunoterapia contra el cáncer pueden encontrarse a fines de los años ochenta, cuando investigadores franceses identificaron un receptor en las células T, llamado CTLA-4, que previene a las células T de atacar invasores con toda su potencia.

A mediados de los años noventa, James Alison mostró que bloquear CTLA-4 en modelos experimentales podía llevar a las células T contra las células tumorales, encogiéndolas dramáticamente. Mientras tanto, investigadores japoneses identificaron otro "freno" en las células T conocido como PD-1, por lo que en 2006 comenzaron ensayos clínicos que involucran este receptor y cuyos resultados preliminares en pequeños grupos de pacientes parecen ser prometedores.

Otra área de interés se centra en la modificación genética de células T para dirigirlas contra los tumores. En 2011 esta estrategia, conocida como terapia antigénica quimérica, o terapia CAR, revolucionó el campo de la investigación del cáncer y es ahora el sujeto de numerosos ensayos clínicos particularmente en cánceres de sangre. En consecuencia, varias compañías farmacéuticas que no querían tener nada que ver con la inmunoterapia hace varios años ahora están invirtiendo mucho.

Aún hay mucha incertidumbre sobre cómo se beneficiarán de estas terapias los pacientes y para qué formas de cáncer funcionarán mejor y los científicos están ocupados tratando de identificar biomarcadores que podrían ofrecer respuestas y pensando en maneras de hacer tratamientos más potentes. Pero un nuevo capítulo en investigación y tratamiento de cáncer ha comenzado y la revista 'Science' reconoce este hecho al nombrar la inmunoterapia de cáncer como el descubrimiento científico más significativo de 2013.

Los otros nueve logros científicos innovadores del año que termina, según esta publicación, son CRISPR, una técnica de edición genética descubierta en bacterias y que ahora empuñan los investigadores como una herramienta quirúrgica en genes individuales. Su popularidad se disparó este año conforme más de una docena de equipos de investigadores la usaban para manipular los genomas de varias células vegetales, animales y humanas.

Este año, investigadores usaron la estructura de un anticuerpo para diseñar un inmunógeno, el ingrediente principal de una vacuna, para un virus de infancia que hospitaliza a millones de niños cada año. Se trata de la primera vez que la estructura biológica resulta una herramienta poderosa para combatir una enfermedad, lo que hace que Science la nombre el cuarto logro científico más importante de 2013.

En el quinto puesto está la técnica de generación de imagen CLARITY, la cual vuelve el tejido cerebral transparente y pone a las neuronas (así como a otras células cerebrales) en pleno despliegue, cambiando en 2013 la manera en que los investigadores ven este intricado órgano. Le sigue en la lista el cultivo de miniórganos como los humanos in vitro, como brotes de hígado, miniriñones y cerebros diminutos, que podrían ser mejores modelos de enfermedades humanas que los animales.

En el octavo puesto, Science sitúa a la hazaña de derivar células madre de embriones humanos clonados tras darse cuenta de que la cafeína juega un papel importante en el proceso, estabilizando moléculas claves en delicadas células de óvulos humanos. El descubrimiento en modelos experimentales de que al dormir el cerebro se limpia de manera más eficiente, expandiendo canales entre neuronas y permitiendo que fluya más fluido cerebroespinal está en el noveno puesto.

La lista de los diez hallazgos del año diseñada por Science la cierra la investigación de los trillones de células bacterianas que habitan el cuerpo humano dejó claro cuánto hacen por nosotros estos microbios, de forma que la medicina "personalizada" deberá tener en cuenta estos inquilinos para ser efectiva.