• 01:27
  • domingo, 24 de octubre de 2021

La insulina y otros fármacos pueden hacer más daño que beneficio en algunos pacientes con diabetes tipo 2

Los fármacos que disminuyen los niveles de azúcar en sangre son extremadamente beneficiosos en algunos pacientes, pero no ofrecen casi ningún beneficio para otros

La insulina y otros fármacos pueden hacer más daño que beneficio en algunos pacientes con diabetes tipo 2

Para los pacientes con diabetes tipo 2, especialmente los mayores de 50 años de edad, el impacto negativo de los efectos secundarios como la ganancia de peso y cargas como las inyecciones de insulina frecuentes superan a los beneficios de los medicamentos, según un nuevo estudio del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan y el Sistema de Salud VA Ann Arbor, en Estados Unidos, y la 'University College London', en Reino Unido.

Los hallazgos, que se publican en la edición de 'Journal of the American Medical Association Internal Medicine', muestran que para muchos, los beneficios de tomar medicamentos para la diabetes son tan pequeños que se ven superados por las pequeñas molestias y los riesgos.

Estos hallazgos sugieren que, contrariamente a las directrices actuales para la diabetes 2 que recomiendan un tratamiento intensificando hasta que el nivel de azúcar en sangre de una persona alcance un determinado objetivo, el beneficio general de tomar un nuevo medicamento no depende tanto del azúcar en la sangre sino más del tipo de molestias, la seguridad y los efectos secundarios de tomar el fármaco.

"Para las personas con diabetes tipo 2, el objetivo de gestionar los niveles de azúcar en sangre es prevenir complicaciones asociadas a la diabetes, como en los riñones, los ojos y enfermedades del corazón, pero es esencial equilibrar los riesgos de complicaciones y cargas del tratamiento en el momento de decidir cómo de agresivamente tratar los niveles de azúcar en la sangre", afirma el autor principal, Sandeep Vijan, profesor de Medicina Interna en la Escuela de Medicina de la UM e investigador en el Centro de Investigación Clínica de Manejo del Sistema de Salud de VA en Ann Arbor.

"Si usted es un paciente con riesgo relativamente bajo de complicaciones, pero está experimentando síntomas de bajo nivel de azúcar en la sangre, un aumento de peso o encuentra que las inyecciones frecuentes de insulina pueden ser perjudiciales para su vida diaria, entonces los medicamentos le están haciendo más daño que bien. La prescripción de la medicina no debe sólo reducir los riesgos de complicaciones sino también ayudar a los pacientes a mejorar su calidad de vida", añade.

Vijan señala que para muchos pacientes, una vez que se han conseguido niveles moderados de control de la glucosa, hay poco beneficio adicional del tratamiento intensivo de la glucemia, mientras que los costos del tratamiento, las cargas y los riesgos aumentan considerablemente. El estudio revela que los beneficios del tratamiento disminuyen con la edad y sobre los 75 años de edad, los daños de la mayoría de los tratamientos son probablemente mayores que los beneficios.

Los resultados no incluyen a entre el 15 y el 20 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 que tienen niveles de glucosa en sangre muy altos (definidos por lo que se llama una prueba de A1c) y que necesitan un tratamiento más agresivo para controlar la enfermedad. Según los investigadores, debe diseñarse un tratamiento individualizado que determine el riesgo estimado de los pacientes de complicaciones de la diabetes según su edad y el grado de elevación de la glucosa en sangre y teniendo en cuenta los efectos secundarios y los datos de seguridad del medicamento.

"Los fármacos que disminuyen los niveles de azúcar en sangre son extremadamente beneficiosos en algunos pacientes, pero no ofrecen casi ningún beneficio para otros. Estos resultados tienen implicaciones importantes para los millones de personas a los que actualmente se les dice que necesitan aumentar su medicación para lograr su 'meta de glucosa'", señala el autor Rodney Hayward, profesor de Medicina en la Escuela de Medicina de la UM e investigador científico senior en el Centro de investigación Clínica de Gestión en el Sistema de Salud de VA en Ann Arbor.

"Las medidas de calidad actuales no permiten a los médicos y a los pacientes tomar buenas decisiones para cada enfermo, ya que hacen hincapié en alcanzar las metas en lugar de pensar en los riesgos y beneficios de comenzar con nuevos medicamentos basándonse ??en circunstancias y preferencias individuales", alertan estos expertos.