• 12:50
  • lunes, 18 de octubre de 2021

Los médicos tienen dificultades para diagnosticar clínicamente la infección precoz por VIH

Durante el periodo de la infección temprana por VIH desarrollan síntomas muy inespecíficos como fiebre, náuseas/vómitos, pérdida de peso, erupciones cutáneas, úlceras orales o adenopatías

Los médicos tienen dificultades para diagnosticar clínicamente la infección precoz por VIH

A pesar de la creencia de que la infección temprana por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se presenta como un síndrome similar a la gripe bien reconocible, la mayoría de los médicos no son capaces de utilizar las habilidades clínicas para diferenciar a las personas que se debe y no hacer la prueba para la infección por VIH, según un estudio que se publica en la revista 'Journal of the American Medical Association'.

Investigadores del Centro BC para la Excelencia en VIH/sida y la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá; la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, en Estados Unidos, y el Centro Médico de la Universidad de Duke, también en Estados Unidos, analizaron los datos de más de 24.000 pacientes y descubrieron los médicos tienen gran dificultad para reconocer la presencia o ausencia de infección temprana por VIH a través del examen clínico por sí solo.

Investigaciones anteriores han mostrado que entre el 50 y el 90 por ciento de los pacientes durante el periodo de la infección temprana por VIH desarrollan uno o más de los siguientes síntomas: fiebre, náuseas/vómitos, pérdida de peso, erupciones cutáneas, úlceras orales y ganglios linfáticos inflamados. Aunque la identificación de la infección por VIH temprana puede contribuir en gran medida a una menor mortalidad y probabilidad de la transmisión del VIH, estos síntomas son muy inespecíficos para que los médicos los reconozcan además de que la ausencia de síntomas no excluye de manera fiable la infección.

"Este estudio no pretende ser crítico con los médicos sobre las limitaciones de nuestra capacidad para discernir a quién se debe o no debe hacer la prueba para la infección por el VIH", afirma Evan Wood, autor principal e investigador senior en 'Inner City Medicine' de la Factultad de Medicina de la Universidad de la Columbia Británica. "Por el contrario, este estudio pone de relieve la importancia de las pruebas de VIH de rutina, al igual que sometemos a pruebas rutinarias otras condiciones de salud", añade.

En mayo, la Columbia Británica se convirtió en la primera provincia de Canadá en introducir directrices para las pruebas de VIH de rutina para todos los adultos de la Columbia Británica. "Nos dimos cuenta a través de nuestro programa piloto de cuatro años para detener el VIH/sida que se están perdiendo muchas oportunidades clínicas para hacer un diagnóstico y ofrecer un tratamiento", alerta el doctor Perry Kendall, sanitario de la provincia de Columbia Británica.

"Sobre la base de esta experiencia hemos desarrollado y lanzado directrices para los profesionales de primera línea que recomiendan el cribado de rutina del VIH para adultos. Esta combinación de aumento de las pruebas y el acceso a los medicamentos antirretrovirales gratuitos están basadas en la evidencia y la eficacia", agrega este investigador.

"Un simple análisis de sangre junto con la evaluación clínica nos permite detectar la enfermedad de forma temprana y proporcionar tratamiento para salvar la vida", afirma el doctor Julio Montaner, director del Centro para la Excelencia en VIH/sida de la Columbia Británica y presidente de 'AIDS Research' y director de la División de sida de la Universidad de la Columbia Británica. "Nuestra meta es llevar el éxito que hemos tenido en la Columbia Británica en el control del VIH y el sida al resto de Canadá y alrededor del mundo", añade.