• 00:20
  • martes, 26 de octubre de 2021

Ondas de radio a nivel renal disminuyen la hipertensión persistente

Existen estudios en proyecto para determina si este procedimiento puede curar la hipertensión leve produciendo la normalización permanente de la presión arterial sin fármacos

Ondas de radio a nivel renal disminuyen la hipertensión persistente

Breves ráfagas de ondas de radio dirigidas a los nervios que rodean el riñón disminuyen la presión arterial durante al menos seis meses y hasta un año en los pacientes con hipertensión persistente a pesar de tomar múltiples medicamentos para controlarla, según un nuevo estudio publicado en la revista Circulation, de la Asociación Americana del Corazón.

Los hallazgos podrían tener importantes implicaciones para la salud pública en el tratamiento de la hipertensión persistente, presión arterial superior a 140/90 mm Hg, un importante factor de riesgo de insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular, según explicó Murray Esler, director del Instituto Baker IDI en Melbourne, Australia.

Sobre la base de esta disminución de la presión arterial, se prevé una reducción en las tasas de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular de más del 40 por ciento".

La terapia se basa en un catéter de denervación renal (un procedimiento mínimamente invasivo) insertado a través de la arteria femoral en la ingle para enviar ondas de radio que queman el tejido nervioso alrededor de las arterias renales. El objetivo es destruir la inervación renal que ayuda a controlar y filtrar la sal a través y pueden ser hiperactivo en los pacientes con hipertensión.

Los resultados provienen de Symplicity HTN-2, un estudio multicéntrico en curso, internacional, que evalúa la denervación renal para el tratamiento de la hipertensión. Los participantes que comenzaron en el grupo control del estudio inicial fueron invitados a recibir la denervación renal sobre la base de los resultados positivos de los pacientes que ya habían sido tratados con esta terapia.

Los participantes del estudio tenían hipertensión resistente a los medicamentos, habían tomado tres o más fármacos antihipertensivos y algunos tenían otras enfermedades como diabetes.

En el nuevo estudio, Esler y su equipo encontraron que más del 83 por ciento del grupo inicial con el tratamiento de denervación renal experimentó una disminución dela presión arterial sistólica por lo menos 10 mmHg en seis meses y casi el 79 por ciento del grupo mantuvo esa reducción a los 12 meses. El grupo cruzado mostró resultados similares con casi el 63 por ciento de la reducción de la presión arterial sistólica de 10 mm Hg o más de seis meses después de comenzar el tratamiento.

Los participantes no sufrieron daños renales o deterioro funcional. Tampoco ningún efecto negativo sobre la salud a largo plazo del procedimiento, según Esler, que dirigió el equipo que llevó a cabo esta investigación.