• 10:07
  • sábado, 23 de octubre de 2021

Pacientes de enfermedad renal podrían tener nivel similar de riesgo coronario que quienes han tenido un infarto

Se pone de relieve la importancia de la prevención primaria principalmente porque la insuficiencia renal crónica constituye una gran proporción de pacientes que sufren insuficiencia cardiaca

Pacientes de enfermedad renal podrían tener nivel similar de riesgo coronario que quienes han tenido un infarto

Si bien hace tiempo que se estableció que los pacientes con enfermedad renal crónica están en mayor riesgo de sufrir insuficiencia cardiaca, un nuevo estudio ha sido el primero en examinar, a gran escala, y a largo plazo, si la enfermedad renal debe ser considerada como equivalente a a un infarto, en términos del riesgo de futuros eventos coronarios.

El investigador principal, el doctor Marcello Tonelli, de la Universidad de Alberta, en Canadá, afirma que este estudio sugiere que hay razones para considerar que la enfermedad renal crónica es equivalente a la enfermedad coronaria, respecto al riesgo coronario; lo cual significa que las personas con enfermedad renal crónica tienen un riesgo comparable de eventos coronarios a las que han sufrido previamente un infarto de miocardio.

Los pacientes con enfermedad renal crónica tienen mayores tasas de muerte por enfermedad cardíaca, después de un infarto, que la población general, lo que pone de relieve el valor potencial de la prevención de eventos coronarios a través de tratamiento farmacológico, y cambios en el estilo de vida en esta población. De hecho, la tasa de muerte por enfermedad cardiaca entre las personas con enfermedad renal crónica fue similar, o superior, a la tasa de mortalidad entre las personas con diabetes.

El estudio, publicado en The Lancet, examinó los registros de casi 1,3 millones de pacientes en Canadá, comparando la incidencia de insuficiencia cardiaca y muerte en pacientes con enfermedad renal crónica, diabetes, que habían sufrido un infarto de miocardio previo, o una combinación de estos factores de riesgo. Los investigadores observaron que las personas con enfermedad renal crónica,  diabetes, o ambas, experimentan un riesgo coronario comparable al de las personas que han sufrido un infarto, lo cual sugiere que la enfermedad renal podría ser un marcador de pronóstico útil de enfermedad coronaria.

Los hallazgos indican que los pacientes con enfermedad renal crónica identificados por tener un riesgo equivalente al de aquellos con una enfermedad coronaria, podrían beneficiarse de un tratamiento específico, por ejemplo, con fármacos como las estatinas, que reducen el riesgo de eventos coronarios, debido a sus efectos en la reducción de lípidos en el torrente sanguíneo.

En un documento que acompaña al estudio, George Bakris, de la Universidad de Chicago, pide prudencia en la interpretación de los resultados. Barkis sugiere que, si bien el estudio muestra resultados relevantes, la falta de información sobre la medicación, y otros factores, como la presión arterial, puede significar que los resultados no están necesariamente bien definidos para la clasificación de la enfermedad renal crónica como un equivalente de riesgo de enfermedad coronaria.

Sin embargo, incluso si nuevos análisis no apoyaran la clasificación de la enfermedad renal crónica como un equivalente de riesgo de enfermedad coronaria, este trabajo aún posee importantes implicaciones para las estrategias de prevención de enfermedades coronarias.