• 02:04
  • domingo, 24 de octubre de 2021

Los pacientes con sida tienen más riesgo de desarrollar degeneración macular asociada a la edad

La terapia antirretroviral en las personas infectadas por el VIH puede experimentar un envejecimiento acelerado y acentuado

Los pacientes con sida tienen más riesgo de desarrollar degeneración macular asociada a la edad

Los pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) presentan cuatro veces más de riesgo de desarrollar la etapa intermedia de degeneración macular asociada a la edad (DMAE) en comparación con las personas de la misma edad que no están infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), según los resultados del 'Estudio Longitudinal de las Complicaciones Oculares del Sida' (LSOCA, por sus siglas en inglés).

La investigación, cuyos resultados se presentaron este lunes en la Reunión Anual de ARVO (la Asociación para la Investigación de la Visión y Oftamología), que se celebra en Denver, Estados Unidos, y publicados en la edición digital de 'American Journal of Ophthalmology', fue dirigida por el Grupo de Investigación de Estudios de Complicaciones Oculares del Sida del Instituto Nacional del Ojo.

"Como los pacientes de VIH y sida viven más tiempo que nunca antes, están en un mayor riesgo de desarrollar varias enfermedades relacionadas con la edad a una edad más temprana que las personas no infectadas con el VIH incluyendo las enfermedades cardiovasculares y la diabetes --afirma el autor principal del estudio, Douglas A. Jabs, profesor de Oftalmología y Medicina en la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí, Estados Unidos--. Su mayor riesgo de enfermedades relacionadas con la edad, en general, nos llevó a analizar cómo estos pacientes se ven afectados por una de las patologías oculares más comunes relacionadas con la edad, la degeneración macular".

La DMAE es la principal causa de discapacidad visual y ceguera en personas mayores de 65 años y es el resultado del daño a la zona central de la retina llamada mácula, que es responsable de la buena visión central. Se describe por etapas --temprana, intermedia y tardía-- con la pérdida de visión que se produce en la fase tardía de la DMAE, bien por atrofia o nuevos vasos sanguíneos anormales. Las personas sin VIH con etapa intermedia DMAE presentan mayor riesgo de progresión a la fase tardía de DMAE, pero por lo general no tienen pérdida de la visión de la patología.

Para determinar cómo el sida puede contribuir a la DMAE, Jabs y sus colegas reclutaron a 1.825 pacientes de entre 13 a 73 años con sida en 19 sitios en Estados Unidos entre los años 1998 y 2011. Los investigadores clasificaron imágenes de la retina para la DMAE y compararon los participantes de la cohorte de LSOCA con datos publicados sobre una población no infectada por el VIH de la misma edad del 'Beaver Dam Offspring Study', que también calificó imágenes de la retina para las características de DMAE.

Los resultados mostraron que la prevalencia de la etapa intermedia de degeneración macular relacionada con la edad en pacientes con sida era casil 10 por ciento y cuando se ajusta por cualquier diferencia de edad, fue de aproximadamente cuatro veces mayor que en el 'Beaver Dam Offspring Study'. También determinaron que el aumento de la prevalencia de la DMAE en la cohorte LSOCA no estaba relacionado con ningún fármaco o clase de medicamentos utilizados para tratar la infección del VIH.

"Aunque todavía se desconoce el mecanismo subyacente que conduce a este aumento de DMAE en personas con sida, puede estar relacionado con el estado de activación inmune crónica y la inflamación sistémica observada en estos pacientes", propone el doctor Jabs. Los resultados se suman al creciente cuerpo de investigación que sugiere que con  la terapia antirretroviral e inmunorestauradora, las personas infectadas por el VIH pueden experimentar un envejecimiento acelerado y acentuado.