• 01:39
  • martes, 26 de octubre de 2021

El peso, la glucosa y la presión arterial de la madre en el embarazo afectan al tamaño del recién nacido

Se sabe desde hace tiempo que las mujeres que tienen sobrepeso o que padecen diabetes en el embarazo tienden a dar a luz bebés más grandes

El peso, la glucosa y la presión arterial de la madre en el embarazo afectan al tamaño del recién nacido

Tener sobrepeso u obesidad en el embarazo hace que los bebés nazcan más grandes, según una nueva investigación. El estudio, dirigido por las universidades de Exeter y Bristol, en Reino Unido, también detectaron que quienes presentan mayor niveles de glucosa en sangre (azúcar) durante la gestación pueden tener un niño más grande en el momento de nacer, mientras tener presión arterial alta durante el embarazo hace que los bebés sean más pequeños.

Se sabe desde hace tiempo que las mujeres que tienen sobrepeso o que padecen diabetes en el embarazo tienden a dar a luz bebés más grandes, pero hasta ahora no estaba claro si el tamaño del bebé era provocado por estas características en la madre o qué factores podrían ser importantes vínculos entre las dimensiones de la madre y su bebé.

Ahora, en una colaboración internacional de investigadores dirigida por las universidades de Exeter y Bristol, investigadores han demostrado que el exceso de peso y los niveles más altos de glucosa en las madres hacen que sus bebés nazcan con más peso, mientras que una mayor presión sanguínea provoca bajo peso al nacer.

El equipo concluyó que las madres con hiperglucemia tienden a dar a luz a bebés más grandes, incluso dentro de un rango saludable. A diferencia de algunos estudios anteriores, la investigación, publicada en la revista médica JAMA, también encontró que los lípidos de la sangre de las madres (niveles de grasa) que están relacionados con el exceso de peso no parece importante para determinar el tamaño del bebé.

La doctora Rachel Freathy, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter, quien co-dirigió el estudio, señala: "Nacer muy grande o muy pequeño puede llevar a riesgos para la salud de un bebé recién nacido, sobre todo cuando está en el final del espectro. Elevado o escaso peso al nacer también está vinculado con enfermedades como la diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Entender qué características de una madre influyen en el peso al nacer de sus descendientes con el tiempo pueden ayudar a gestionar un embarazo saludable y reducir el número de bebés nacidos demasiado grandes o demasiado pequeños".

Los investigadores utilizaron datos de más de 30.000 mujeres sanas y sus bebés a través de 18 estudios y examinaron variantes genéticas asociadas con el índice de masa corporal (IMC) de las madres, la glucosa en sangre y los niveles de lípidos y la presión arterial, junto con las mediciones de esas características en el embarazo. También evaluaron el peso de todos los bebés al nacer. Todas las mujeres tenían ascendencia europea y vivían en Europa, Estados Unidos o Australia y se incluyó en el estudio a los bebés nacidos entre 1929 y 2013.

La codirectora del estudio Jess Tyrrell, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter, resalta: "Una gran cantidad de investigaciones sobre el embarazo y el peso al nacer se ha basado en la observación, pero esto puede hacer que sea muy difícil determinar cuál es la causa y cuál es el efecto, creando un cuadro confuso para las madres, los médicos y los trabajadores de la salud. Nuestro método genético es más robusto, dando una clara evidencia de que el peso, la glucosa en sangre y la presión de las madres afecta al tamaño del bebé".

Curiosamente, a pesar de que tener sobrepeso u obesidad se asocia generalmente con registrar una presión arterial más alta, los investigadores encontraron que con el aumento de la presión arterial, el niño puede nacer más pequeño, lo que sugiere que hay factores complicados que afectan al crecimiento en el útero.