• 13:21
  • lunes, 18 de octubre de 2021

Es posible reparar el músculo cardiaco dañado con las propias células madre cardíacas del paciente

Este descubrimiento  desmiente la idea convencional de que una vez establecida la cicatrización cardíaca es permanente y que la salud el músculo cardíaco no se puede recuperar una vez perdida

Es posible reparar el músculo cardiaco dañado con las propias células madre cardíacas del paciente

Un estudio, publicado por The Lancet, ha mostrado que la infusión de células madre cardíacas, en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio, puede ayudar a regenerar el músculo cardíaco. La investigación ha sido llevada a cabo por Eduardo Marbán, del Cedars-Sinai Heart Institute, en Los Ángeles, y sus colaboradores.

El estudio evaluó a 25 pacientes, con una edad promedio de 53 años, cada uno de los cuales había sufrido un infarto, los pacientes fueron tratados en el Cedars-Sinai Heart Institute y en el Hospital Johns Hopkins, en Baltimore. De éstos, 8 recibieron la atención estándar, mientras que 17 recibieron infusiones de células madre derivadas de cardioesfera (CDC), células madre cardíacas especiales creadas a partir del tejido cardiaco del propio paciente.

El procedimiento fue mínimamente invasivo, y consistió en extraer pequeñas porciones de músculo vivo cardiaco  utilizando un catéter con anestesia local; este tejido se utilizó entonces para crear el suministro de células madre cardíacas. Cada paciente recibió una infusión de entre 12 y 25 millones de sus propias células madre durante un segundo procedimiento, mínimamente invasivo. Los pacientes que recibieron la infusión de células madre vieron disminuir el tamaño de su cicatriz en entre un 24 y un 12 por ciento de promedio, mientras que los controles no observaron ninguna reducción en el tamaño de la cicatriz. Los cambios en el volumen diastólico final, el volumen sistólico final y la fracción de eyección del ventrículo izquierdo, no mostraron diferencias entre los grupos a los 6 meses.

Cuatro pacientes (24 por ciento) en el grupo de células madre sufrieron acontecimientos adversos graves, en comparación con el grupo control (13 por ciento), aunque de los cuatro eventos en el grupo de células madre, sólo uno fue relacionado con el tratamiento.

Según los autores la infusión intracoronaria de CDC, después de un infarto de miocardio, es segura, garantizando la expansión de este tipo de tratamiento a la fase 2 del estudio.

En un comentario vinculado, el doctor Chung-Wah Siu, y el profesor Hung-Fat Tse, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Hong Kong, agregan que estos hallazgos sugieren que este enfoque terapéutico es factible y tiene el potencial de proporcionar una estrategia de tratamiento para la regeneración cardiaca tras un infarto de miocardio.