• 22:04
  • jueves, 02 de diciembre de 2021

La prevalencia mundial de consumo de drogas se mantiene estable

Según se extrae de los datos del Informe Mundial sobre las drogas de 2014 realizado por la ONU

La prevalencia mundial de consumo de drogas se mantiene estable

La prevalencia en el consumo de drogas se ha estabilizado en todo el mundo, según el Informe Mundial sobre las Drogas 2014 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que mantiene la tasa mundial de consumidores de sustancia ilegales en cerca de 243 millones de personas, es decir un 5 por ciento de la población mundial de entre 15 y 64 años de edad.

El informe, presentado en Viena por con motivo del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, muestra que "el éxito sostenible en el control de las drogas requiere de un compromiso internacional sólido", según ha alertado el director ejecutivo de UNODC, Yury Fedotov, quien ha pedido que los servicios sanitarios se enfoquen en la salud y los derechos humanos de todos los consumidores de drogas, en particular las personas que se inyectan drogas y viven con VIH.

"Quedan lagunas importantes en la prestación de servicios. En años recientes, solo uno de cada seis consumidores de drogas a nivel mundial ha tenido acceso, o ha recibido tratamiento contra la drogodependencia cada año", ha declarado.

Entre otros datos, durante 2012 se produjeron cerca de 200.000 muertes relacionadas con las drogas; además hubo alrededor de 27 millones de consumidores de drogas problemáticas, lo que equivale aproximadamente al 0,6 por ciento de la población adulta en el mundo, o lo que es lo mismo, una de cada 200 personas.

Un enfoque equilibrado e integral, que aborde la oferta y la demanda, debería estar sustentado por acciones basadas en evidencia enfocadas a la prevención, el tratamiento, y la rehabilitación e integración sociales.

"Esto es de particular importancia en el camino hacia la Sesión Especial de la Asamblea General sobre el problema mundial de las drogas en 2016", ha destacado Fedotov, quien ha destacado que algunas sustancias controladas deberían encontrarse más disponibles para fines médicos, incluyendo el acceso a medicamentos contra el dolor, al mismo tiempo que se prevenga su mal uso y desvío para fines ilícitos.

Por otro lado, la globalización del comercio de sustancias químicas ha facilitado su desvío de usos legales a ilegales. Sin embargo, el control de precursores, las sustancias químicas necesarias para la manufactura de drogas sintéticas o provenientes de plantas, ha disminuido sensiblemente ese desvío.

Entre 2007 y 2012, fueron interceptados el 15 por ciento del anhídrido acético, utilizado en la producción de heroína, y el 15 por ciento del permanganato de potasio, usado en la producción de cocaína, que habían sido desviados. Durante ese periodo, las incautaciones de metanfetaminas y precursores metanfetamínicos fueron más del doble que las incautaciones de las drogas mismas.

La disminución en el consumo de sustancias como el LSD y el éxtasis en los últimos años también puede ser atribuida en parte a un mejor control, el cual mantiene alto el precio de las sustancias químicas desviadas y aumenta el coste de producción de las drogas.

"Controlar los flujos de sustancias químicas a nivel mundial es de particular importancia dado el aumento en la producción y el tráfico de drogas sintéticas, los cuales no pueden ser controlados mediante los métodos tradicionales de reducción de la oferta tales como la erradicación de cultivos", ha declarado Fedotov.

El informe alerta de la producción y consumo de los opioides y un panorama mixto del uso de cannabis, mientras destaca la disminución de la oferta mundial de cocaína y que un mayor control disminuye la oferta de drogas ilícitas.

En cuanto a la producción de opio, Afganistán es el país productor más grande a nivel mundial de adormidera, Con una producción de alrededor de 5.500 toneladas, Afganistán aportó el 80 por ciento de la producción mundial de opio. Asimismo, señala que los Estados Unidos, Oceanía, y algunos países de Europa y Asia han visto como los consumidores alternan entre la heroína y los opioides farmacéuticos, una tendencia marcada por los bajos precios y la disponibilidad; pero mientras los consumidores dependientes de opioides en EE.UU. cambian de opioides farmacéuticos a heroína, los consumidores en algunos países europeos reemplazan la heroína por opioides sintéticos.

En cuanto a la oferta mundial de cocaína disminuyó al caer la producción de la misma de 2007 a 2012. El consumo de cocaína siguió siendo alto en América del Norte, aunque ha estado a la baja desde 2006. Al tiempo que el consumo y tráfico de cocaína parece ir en aumento en América del Sur; por su parte, África es testigo de un consumo emergente de cocaína debido al aumento del tráfico en el continente; mientras que un mayor poder adquisitivo ha vuelto a algunos países de Asia vulnerables al consumo de cocaína.

En cuanto al consumo de cannabis, a nivel mundial el informe muestra que parece haber disminuido, si bien la percepción de menores riesgos para la salud ha llevado a un mayor consumo en América del Norte. Aunque aún es pronto para comprender los efectos de los nuevos marcos normativos que han hecho legal, bajo ciertas condiciones, el uso recreativo del cannabis en algunos estados de EE.UU. y en Uruguay, hay más gente en busca de tratamiento para trastornos relacionados con el cannabis en la mayoría de las regiones del mundo, incluida América del Norte.

Finalmente, las incautaciones de metanfetaminas aumentaron en más del doble a nivel mundial entre 2010 y 2012. La producción  de metanfetaminas se expandió una vez más en América del Norte, con un incremento importante en el número de laboratorios de metanfetamina cristalizada desmantelados en EE.UU. y México. De las 144 toneladas de estimulantes de tipo anfetamínico incautadas a nivel mundial, la mitad se interceptó en América del Norte, y la cuarta parte en Asia Oriental y Sudoriental. El número de sustancias psicoactivas nuevas no reguladas en el mercado global aumentaron más del doble de 2009 a 2013, llegando a 348.