• 10:43
  • martes, 19 de octubre de 2021

La retención urinaria aguda por hiperplasia benigna de próstata recibe diferente tratamiento por países

La retención urinaria aguda además de generar angustia en el paciente y ser un importante problema de salud pública, puede aumentar el empeoramiento de la salud del afectado y también de muerte

La retención urinaria aguda por hiperplasia benigna de próstata recibe diferente tratamiento por países

Los hombres que sufren una repentina incapacidad para orinar por culpa de un agrandamiento de la próstata no cancerígena son hospitalizados y tratados de forma diferente, en función de donde viven, según un estudio internacional, que se publica on line en la revista especializada en Urología BJU.

Esta investigación muestra como cerca de 1.000 médicos de 15 países diferentes responden a esta emergencia urológica en más de 6.000 hombres y que administrar a estos pacientes un bloqueante Alpha-1 antes de darle un tratamiento sin catéter es la vía con más éxito para tratar esta enfermedad.

Los autores estudiaron a unos 6.000 hombres con retención urinaria aguda, tratados por 953 urólogos de la sanidad pública, privada y mixta durante cuatro años. De ellos, 2.618 eran de Francia, 1.727 asiáticos procedentes de Corea, Pakistán, Filipinas, Taiwán, Tailandia y Vietnam; 883 latinoamericanos de Colombia, México y Venezuela; 755 de Argelia y 91 de países como Barein, Catar, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos.

Descubrieron que la mayoría de estos hombres (71 por ciento) padecían retención urinaria aguda espontánea, como resultado natural de su agrandamiento de próstata, mientras que el 29 por ciento sufrieron esta retención tras un evento que actuó de detonante. Entre estas causas se incluye la anestesia local o general (28,5 por ciento) y el abuso del alcohol (18 por ciento). Esta retención provocada tenía el menor porcentaje en Argelia (12 por ciento) y el mayor en Latinoamérica (44 por ciento), sobre todo a causa del alcohol.

La retención aguda predecía la presencia de la hiperplasia prostática benigna (BPH) en el 44 por ciento de los hombres. La hospitalización por retención variaba entre países y los porcentajes iban del 1,7 por ciento de Argelia hasta el 100 por cien en Francia.

En el 90 por ciento de los casos, los médicos insertaron un catéter uretral para tratar el problema, después de lo que se suele aplicar un tratamiento sin catéter (TWOC), unos cinco días después, variando de los tres días de Francia a los ocho de Argelia. El TWOX fue un éxito en el 61 por ciento de los casos.

La mayoría de los pacientes (86 por ciento) recibió el bloqueante Alpha-1, antes de que se les retirara el catéter y esto llevo a conseguir mayores tasas de éxito del TWOC, sin tener en cuenta la edad o el tipo de retención aguda. En concreto, demostraron que prescribir bloqueante Alpha-1 antes del TWOC incrementaba el éxito en un 92 por ciento.

Según el director del trabajo, el profesor John Fitzpatrick, del Mater Misericordiae University Hospital y el University College de Dublín (Irlanda), la retención urinaria aguda es una complicación grave de la hiperplasia prostática benigna (BPH), caracterizada por una repentina y dolorosa incapacidad para orinar.

Señala que su estudio ha demostrado que, dar al paciente un bloqueante Alpha-1 antes de darle un tratamiento sin catéter es la vía con más éxito para tratar esta enfermedad. Esto también demuestra que prolongar la cateterización está asociado con un empeoramiento de la salud, concluye.