• 11:10
  • martes, 19 de octubre de 2021

Ser ingresado en el hospital en días de saturación aumenta el riesgo de muerte

Son días con más retrasos en el diagnóstico y tratamiento que juntos pueden ser determinantes a la hora de que un paciente sobreviva o no

Ser ingresado en el hospital en días de saturación aumenta el riesgo de muerte

Los pacientes ingresados en hospitales cuando los servicios de Urgencias están saturados son ligeramente más propensos a morir que quienes son ingresados en días de más calma, según los resultados de un estudio realizado por la Health & Science University de Oregon (EE.UU) que publica la revista Annals of Emergency Medicine.

Según el autor del estudio, Benjamin Sun, una de las causas de esta asociación podría ser el empeoramiento de la calidad asistencial.

La sobrecarga de las salas de Urgencias suele ser un problema cada vez más común en Estados Unidos, lo que hizo que un estudio publicado hace un año denunciara ya entonces que esta circunstancia podía tener efectos nocivos para los pacientes, como un mayor número de fallecimientos por infarto de miocardio.

En esta ocasión, Sun y su equipo querían ver el impacto en todo tipo de pacientes, para lo que midieron varios indicadores como el nivel de saturación de estos servicios y el número de derivaciones de ambulancias para determinar los días en que las Urgencias estaban más sobrecargadas.

Asimismo, también analizaron a todos los pacientes que fueron admitidos a través del servicio de urgencias en 187 hospitales de California durante 2007.

En total, esto incluía casi un millón de atenciones, de las que un 20 por ciento tuvieron lugar en días en que las ambulancias tuvieron que ser derivadas a otro hospital.

De este modo, observaron que el 3,9 por ciento de los pacientes ingresados en los días de más sobrecarga acabó muriendo en el hospital, mientras que el resto de días la mortalidad fue de un 3,6 por ciento.

Después de tener en cuenta el grado de gravedad de los pacientes, los investigadores determinaron que de ser admitido en los momentos en que la el servicio de Urgencias estaba lleno conllevaba un riesgo del 5 por ciento de morir antes de recibir el alta.

El profesor de Medicina de Urgencias en la Stony Brook University Adam Singer, que no participó en la investigación, ha explicado  los resultados son sorprendentes ya que "lo único que hacen es validar lo que ya se sabía: que la saturación es mala y debe ser resuelta".