• 11:28
  • martes, 19 de octubre de 2021

El silenciamiento epigenético de un gen supresor tumoral promueve el cáncer endometrial

La hipermetilación es una modificación epigenética que no cambia su secuencia de ADN pero la deja inactiva

El silenciamiento epigenético de un gen supresor tumoral promueve el cáncer endometrial

Un estudio publicado esta semana en 'Plos Medicine' sugiere que la modificación epigenética del gen HAND2 juega un papel crítico en el desarrollo del cáncer endometrial. HAND2 está activo en el endometrio sano, donde actúa como un antagonista de los efectos que inducen el crecimiento de estrógeno. En más del 90 por ciento de los cánceres de endometrio, el gen es objeto de hipermetilación, una modificación epigenética que no cambia su secuencia de ADN, pero la deja inactiva.

El director del trabajo, Martin Widschwendter, del Departamento de Cáncer de la Mujer de la 'University College London', en Reino Unido, y colegas realizaron una comparación sistemática de los patrones de metilación en cáncer de endometrio y el endometrio normal. Usando una nueva herramienta bioinformática, identificaron HAND2 como un punto caliente de metilación en el cáncer endometrial y, en comparación con otros factores ya conocidos, la metilación de HAND2 es, con mucho, la alteración molecular más común en el cáncer de endometrio.

Los investigadores encontraron que la metilación de HAND2 es superior en las lesiones premalignas del endometrio (tejidos de aspecto anormal propensos al cáncer) en comparación con el endometrio normal y que un alto nivel de metilación predijo una mala respuesta al tratamiento de progesterona, que detiene el crecimiento de algunas lesiones endometriales precancerosas.

Por otra parte, el análisis de metilación de HAND2 en las secreciones endometriales recogidas de mujeres con hemorragia posmenopáusica, que puede ser un síntoma de cáncer de endometrio, identificó con precisión a aquellas con cáncer en etapa temprana. Finalmente, estudios en modelos experimentales en los que específicamente se eliminó el gen HAND2 en el endometrio desarrollaron lesiones precancerosas endometriales con la edad.

"Nuestro trabajo proporciona evidencia clara de que no sólo se trata de alteraciones genéticas que provocan y conducen al cáncer, sino que la alteración epigenética también puede ser el paso inicial", afirmó Widschwendter. El cáncer de endometrio es el tumor ginecológico más frecuente y su incidencia sigue aumentando con una población de más edad y más obesa.