• 00:31
  • Lunes, 18 de Diciembre de 2017

Los tatuajes y piercings pueden implicar riesgos sanitarios

Los pediatrías recomiendan considerar los posibles riesgos asociados a los tatuajes y piercings

Los tatuajes y piercings pueden implicar riesgos sanitarios

Los tatuajes y los piercings son una forma cada vez más popular de auto-expresión, pero es importante que los jóvenes consideren cuidadosamente las consecuencias y los riesgos potenciales asociados con las modificaciones corporales, según el primer informe clínico sobre el tema publicado por la Academia Americana de Pediatría.

Las recomendaciones de la AAP, "Tatuajes, Piercing y Escarificación en Adolescentes y Jóvenes Adultos", se publicarán en la edición de octubre de 'Pediatrics', proporcionando una visión general de los tipos y métodos utilizados para realizar modificaciones corporales. El informe clínico detalla posibles complicaciones médicas, que, aunque poco frecuentes, deben analizarse con un pediatra.

La autora principal, del documento Cora C. Breuner, presidenta del Comité de Adolescencia de la AAP, presenta este lunes las recomendaciones en el marco de la Conferencia Nacional y Exhibición de la AAP de 2017, que se celebra en Chicago, Estados Unidos.

"El tatuaje está mucho más aceptado que hace 15 o 20 años --dice Breuner--. En muchos estados, los adolescentes tienen que tener por lo menos 18 años para hacerse un tatuaje, pero las regulaciones varían de un lugar a otro. Cuando aconsejo a los adolescentes, les digo que hagan algunas investigaciones, y que piensen mucho por qué quieren un tatuaje y en qué parte de su cuerpo lo quieren".

Aunque la aceptación social de tatuajes y piercings ha aumentado, todavía puede haber repercusiones, según destaca el informe de la AAP. En una encuesta de 2014, el 76 por ciento de 2.700 personas entrevistadas dijeron que creían que un tatuaje o un piercing había perjudicado sus posibilidades de conseguir un trabajo. La tasa de complicaciones de la ubicación del tatuaje se desconoce, pero se cree que es rara. Según los autores del documento, la complicación más grave de cualquier forma de modificación corporal es la infección.

En todo caso, estos expertos aconsejan que antes de hacerte un tatuaje o un piercing, hay que asegurarse de que el salón está estéril, limpio y tiene buena reputación. La instalación debe estar regulada por el estado y proporcionar a los clientes información sobre cómo cuidar el área que ha sido tatuada o agujereada, además de que debe ayudar a controlar la infección como en el consultorio del médico.

La escarificación, que consiste en cortar, quemar o marcar palabras o imágenes en la piel, no está tan altamente regulada como el tatuaje o el piercieng y está prohibida en algunos estados, advierten los miembros de la Asociación Americana de Pediatría. Estos expertos aconsejan a quien esté valorando la opción de hacerse un tatuaje que se cerciore de que está al día con sus vacunas hasta la fecha y que no está tomando ninguna medicina que comprometa su inmunidad.

Estar alerta ante el posible síndrome de auto-lesión

La AAP ofrece orientación para los pediatras sobre cómo distinguir la modificación corporal típica de los esfuerzos más dramáticos o intensos de dañarse a sí mismo, llamado síndrome de auto-lesión no suicida. El síndrome, que incluye cortarse, rascarse o quemarse, es una acción más impulsiva o compulsiva que está asociada con trastornos de salud mental.

"En la mayoría de los casos, los adolescentes simplemente disfrutan de la apariencia del tatuaje o piercing, pero les aconsejamos que hablen sobre cualquier decisión con sus padres u otro adulto primero", señala el coautor del informe David Levine. "Es posible que no se den cuenta de lo caro que es eliminar un tatuaje, o cómo una perforación en la lengua podría provocar que se astille un diente", añade.

La eliminación con láser de los tatuajes puede variar de 49 a 300 dólares por pulgada cuadrada de área de tratamiento, según el informe. "Los salones de tatuaje y los salones de piercing deben proporcionar una larga lista de cosas que hacer y qué no hacer en la forma de cuidar el área que se trabajó, y qué señales podrían indicar un problema", dice Breuner, quien reconoce que estos servicios ya han hecho un largo camino hacia la seguridad. "Pero es mejor proceder con precaución", concluye.