• 01:57
  • martes, 26 de octubre de 2021

Una técnica prequirúrgica puede reducir los pacientes con cáncer intestinal que requieren bolsas de colostomía

Alrededor de 41.100 personas son diagnosticadas con cáncer de colon cada año en Reino Unido

Una técnica prequirúrgica puede reducir los pacientes con cáncer intestinal que requieren bolsas de colostomía

Un tubo expansible que desbloquea el intestino antes de la cirugía podría dar lugar a un menor número de pacientes con cáncer --diagnosticados como casos de emergencia-- que necesitan una bolsa de colostomía, según concluye el estudio 'CREST' financiado por Cancer Research-UK, que se presenta en la reunión de 2016 de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés).

La investigación revela que menos de la mitad (45 por ciento) de los que tenían su intestino desbloqueado por el tubo, que utiliza el calor del cuerpo para expandirse, requirió la colocación de una bolsa de colostomía. Sin embargo, más de dos tercios (69 por ciento) de los que se sometieron a cirugía de emergencia para extirpar el tumor y eliminar la obstrucción intestinal fueron equipados con bolsas.

Alrededor de 41.100 personas son diagnosticadas con cáncer de colon cada año en Reino Unido con hasta un 20 por ciento de ellos diagnosticados como casos de emergencia, con algunos de estos pacientes que sufren un bloqueo intestinal por el tumor.

Uno de cada seis de los diagnosticados necesitan una cirugía de emergencia para aliviar el bloqueo, lo cual es más probable que la cirugía planificada que lleve a complicaciones como la necesidad de una bolsa de colostomía o pasar tiempo en cuidados intensivos después de la cirugía. El riesgo de muerte es también más elevado para la cirugía de emergencia: alrededor del 12 por ciento frente al 2 ciento de la cirugía programada.

En este estudio de casi 250 pacientes con cáncer de colon que fueron diagnosticados como casos de emergencia por bloqueo intestinal fueron divididos en dos grupos y sometidos a una cirugía de emergencia o la técnica del tubo de expansión --también conocido como stent-- seguida de cirugía entre una y cuatro semanas más tarde.

Una especie de stent que desobstruye el intestino

El tubo de expansión funciona en el 82 por ciento de los casos. Los médicos insertaron un endoscopio --una pequeña cámara-- en el intestino que guía el tubo hasta el tumor y ayuda a colocarlo a través de cualquier hueco que queda en el intestino bloqueado. Cuando se inserta el tubo tiene sólo tres milímetros de ancho, pero se expande en respuesta al calor del cuerpo durante 48 horas para volverse de 2,5 centímetros de ancho, cerca de ocho veces más grande, de forma que el intestino queda abierto y permite que su contenido pase.

El principal autor del trabajo, el profesor James Hill, de los Hospitales Universitarios Centrales de Manchester, en Reino Unido, explica: "Tradicionalmente, los médicos se han preocupado por que el desbloqueo del intestino de esta manera pueda aumentar el riesgo de propagación del cáncer, pero nuestros primeros resultados no lo muestran. Nos complace también ver que esto podría ser una manera de reducir el riesgo de los pacientes que necesitan una bolsa de colostomía después de la cirugía, lo que supone una gran mejora para el día a día de los pacientes".

"Estos son los primeros resultados y vamos a necesitar un seguimiento de nuestro trabajo durante tres años en total para averiguar si esta técnica afecta a la supervivencia y el cuidado al final de la vida de los pacientes con cáncer de colon", añade.

"Este tratamiento no es adecuado para todos, pero para los que lo es podría tener un gran impacto en sus vidas después de la cirugía. No necesitar una bolsa de colostomía es probable que mejore significativamente la calidad de vida de los pacientes. Si el seguimiento más largo plazo y estudios más amplios confirman estos resultados, es una gran noticia para los pacientes con cáncer de colon con obstrucciones intestinales", añade Martin Ledwick, de Cancer Research UK.