• 18:06
  • martes, 26 de octubre de 2021

La teleasistencia puede ayudar a mejorar el dolor crónico

La teleasistencia la realizo personal de enfermería en colaboración con un médico de atención primaria

La teleasistencia puede ayudar a mejorar el dolor crónico

El dolor crónico en la espalda, cuello y otras articulaciones por la artritis u otros trastornos musculoesqueléticos es muy común pero difícil de tratar. En un nuevo estudio publicado en la edición de este miércoles de 'Journal of the American Medical Association', los pacientes de atención primaria inscritos en un programa de teleasistencia de 12 meses de optimización de medicamentos no opioides para el dolor crónico tenían el doble de probabilidades de experimentar mejoras que los que recibieron el cuidado habitual para el dolor crónico.

Además de experimentar la mejoría del dolor, los pacientes en el brazo del estudio que tuvieron teleasistencia para el tratamiento del dolor informaron de estar más satisfechos con su tratamiento para el dolor crónico que los pacientes que recibieron la atención habitual.

El 'Stepped Care to Optimize Pain care Effectiveness study' (SCOPE), fue un ensayo aleatorio que comparó la atención colaborativa por teléfono en la gestión de dolor frente a la atención habitual. Este ensayo implicó a 250 pacientes clínicos de 18 a 65 años de edad del 'Richard L. Roudebush Veterans Affairs medical Center', en Indianápolis, Estados Unidos, cada uno de los cuales llevaba al menos tres meses de dolor musculoesquelético crónico de intensidad moderada o mayor.

"Los pacientes con dolor crónico que recibieron una gestión automatizada de sus síntomas y llamadas de una enfermera registraron dos veces más de posibilidades de mejoría en su dolor mientras que los enfermos que no tenían esta interacción fueron dos veces más propensos a empeorar que los que tenían la intervención de teleasistencia", destaca Kurt Kroenke, diseñador y director del estudio SCOPE. "Nuestros resultados demuestran tanto la eficacia de la teleasistencia como el riesgo de deterioro del paciente en ausencia de métodos sistemáticos para la optimización de la terapia del dolor", añade.

Tanto los hombres como las mujeres tenían las mismas probabilidades de beneficiarse de la teleasistencia en el estudio SCOPE, además de que las mejoras no variaron por edad o raza de los pacientes. Aunque un tercio de los enfermos estaban en tratamiento con opioides un año antes de que comenzara el estudio, se prescribieron opioides a pocos pacientes (4 por ciento) por primera vez o se les aumentó su dosis.

La teleasistencia se realizó en colaboración con un médico de atención primaria. La monitorización automatizada de los síntomas se dispensó a los enfermos mediante llamadas telefónicas de voz interactiva grabada (una vía elegida por el 51 por ciento de los pacientes) o a través de Internet (seleccionada por el 49 por ciento) y se programó semanalmente durante el primer mes, cada dos semanas durante los dos y tres meses siguientes y mensual entre los meses cuatro y 12.

El tratamiento del dolor se centró en el uso de terapias no opioides por un equipo de enfermería y médico especialista en el cuidado del dolor a lo largo del curso del estudio. Las terapias no opioides incluyen cinco categorías de analgésicos no adictivos.

A diferencia de análisis anteriores de pacientes con depresión que mostraron una mejoría inicial rápida con la teleasistencia, el doctor Kroenke vio que para el dolor crónico, la mejoría fue gradual a lo largo del año. Este experto subraya que se requiere paciencia por parte de los pacientes, familiares y médicos hasta ver la reducción del dolor crónico.