• 00:38
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

La telemedicina puede ayudar a reducir errores pediátricos en urgencias rurales

Durante una consulta por videoconferencia los especialistas se implican más en el caso a tratar e incluso aportan su opinión sobre el tratamiento más adecuado

La telemedicina puede ayudar a reducir errores pediátricos en urgencias rurales

En los servicios de Urgencias de zonas rurales la telemedicina o el apoyo de otros pediatras por videoconferencia puede ser clave para ayudar a estos profesionales sanitarios a reducir los errores médicos, según un estudio publicado en la revista Pediatrics.

En concreto, los resultados de la investigación llevada a cabo por el Hospital Infantil Davis de la Universidad de California en Sacramento (Estados Unidos) han mostrado que los errores en el uso de medicamentos, como equivocarse en la dosis e incluso en el medicamento utilizado, se daban sólo en un 3 por ciento de las ocasiones cuando se recurría a la telemedicina, frente al 11 por ciento cuando el apoyo se producía por vía telefónica o al 13 por ciento registrado cuando no había ninguna ayuda.

James Marcin, autor del estudio y su equipo analizaron los datos de 234 niños con enfermedades graves y lesiones que habían sido vistos en uno de los ocho servicios de Urgencias que hay en los hospitales rurales del norte de California, entre 2003 y 2009.

Los médicos rurales podían recurrir a unidad de videoconferencia para consultar con especialistas en Cuidados Intensivos pediátricos cada vez que quisieran. En total, la telemedicina se utilizó en 73 niños y, durante otros 85 pacientes, los médicos recurrieron a una consulta con el especialista por vía telefónica.

En el 72 por ciento de todos los casos los profesionales administraron al menos un fármaco a sus pacientes durante su estancia en Urgencias y, entre los que habían contado con ayuda por videoconferencia, se administraron un total de 146 medicamentos. Sólo en cinco casos se utilizó el medicamento equivocado o se administró una dosis inadecuada.

En cambio, en el caso de las consultas telefónicas se administraron 167 medicamentos y se cometieron 18 errores, mientras que cuando no hubo ayuda el número de fármacos utilizados fue 128 y se produjeron 16 errores.

Los investigadores no pudieron decir si un menor número de errores de medicación destinada a pacientes pediátricos y heridos fue mejor al final del proceso, ni tampoco si los médicos administraban los fármacos antes o después de consultar con el especialista.

En cualquier caso, y aunque se trata de un ejemplo de la telemedicina, los investigadores sí están convencidos de que se utiliza con más frecuencia durante las consultas externas que en Atención Primaria.

Además, y aunque su puesta en marcha tiene un elevado coste económico, apuntan que podrían ahorrar otros gastos como desplazamientos de emergencia a otros centros.