• 10:14
  • sábado, 23 de octubre de 2021

Dos tercios de las mujeres que intentan el parto normal después de una cesárea tienen éxito

La mayoría de las mujeres con una primera cesárea sin complicaciones son candidatas para intentar el parto vaginal pero sólo la mitad de ellas elige esta opción

Dos tercios de las mujeres que intentan el parto normal después de una cesárea tienen éxito

Casi dos tercios de las mujeres que intentan un parto natural después de una cesárea en su primer parto tienen éxito, según un nuevo estudio publicado este miércoles en BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology y  realizado por la Oficina de Auditoría de Investigación y Clínica (ORCA) en el Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos y la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, en Reino Unido.

Tras analizar los datos de 143.970 mujeres que tuvieron su primer hijo por cesárea entre 2004 y 2011, los científicos encontraron que más de la mitad (52 por ciento) intentaron un parto vaginal después de una cesárea (PVDC) para traer al mundo a su segundo bebé.

Las mujeres más jóvenes, de 24 años o menos, eran más propensas a intentar un PVDC que las mayores de 34, 60 por ciento frente al 45 por ciento, respectivamente. También se vio que las de raza negra (62 por ciento) y las de Asia (64 por ciento) registraron mayores tasas de intento de PVDC para su segundo parto frente a las blancas (49 por ciento).

De las que intentaron el PVDC, casi dos tercios (63 por ciento) tuvieron un parto natural con éxito, siendo las mujeres negras las que registraron una tasa especialmente baja de éxito en comparación con las mujeres blancas, 50 por ciento frente a 66 por ciento, respectivamente. El estudio también mostró que las mujeres mayores de 34 tenían una menor tasa de éxito que las de 24 años o menos (59 por ciento versus 69 por ciento, respectivamente).

También se encontró que la razón por la que se realizó la primera cesárea determinó fuertemente la probabilidad de un parto natural en el segundo embarazo, además de que las mujeres con antecedentes de inducción del parto fallido registraron casi el doble de probabilidades de tener un parto vaginal fallido.