• 10:53
  • sábado, 23 de octubre de 2021

La UE destinará 30 millones para financiar un proyecto de investigación multinacional sobre el epigenoma

Se espera que la ciencia que investiga el epigenoma, que puede sufrir cambios provocados por el entorno personal aunque tiene un factor hereditario, tenga un papel fundamental en el futuro en la investigación sobre salud y los genes heredados

La UE destinará 30 millones para financiar un proyecto de investigación multinacional sobre el epigenoma

 

La Unión Europea contribuirá a financiar con 30 millones de euros el proyecto de investigación BLUEPRINT para ampliar el conocimiento científico del epigenoma liderado por el Consorcio Internacional del Epigenoma Humano (IHEC). El proyecto cuenta con un presupuesto total de 40 millones.

Con este proyecto, llamado BLUEPRINT, Europa pretende convertirse en un importante partícipe del Consorcio Internacional de Epigenoma Humano (IHEC, por sus siglas en inglés), creado el año pasado para ayudar a los biólogos a comprender cómo el epigenoma influye en la salud y la enfermedad.

Todas las células que componen un individuo se originan a partir del mismo óvulo fecundado y comparten el mismo genoma. Sin embargo, durante el desarrollo, las células adquieren cambios epigenéticos –como modificaciones químicas del ADN y cambios en su estructura tridimensional–, que determinarán qué genes se activarán en determinadas células en un momento dado y cuáles se mantendrán en silencio.

El epigenoma se mantiene bastante estable, por lo que el hígado, por ejemplo, sigue siendo un hígado durante toda la vida. Pero una pequeña parte del epigenoma cambia constantemente a medida que la célula responde a los cambios ambientales. El epigenoma también cambia en las enfermedades, incluyendo el cáncer.

La importancia del epigenoma en la salud y la enfermedad está cada vez más clara. Pero los investigadores que lo estudian se han encontrado un gran obstáculo: la falta de una biblioteca epigenómica de referencia cuantitativa y alta calidad, con la que contrastar nuevos datos. Incluso se sabe poco acerca de la variación normal del epigenoma entre los individuos o entre las diferentes células de una persona.

Y ahí entra BLUEPRINT, que aúna 41 instituciones y más de 50 investigadores principales de toda Europa, que contribuyen con 10 millones de euros adicionales al proyecto. BLUEPRINT proporcionará al menos 100 epigenomas de referencia para lograr el objetivo del IHEC de tener 1000 epigenomas de referencia para el año 2020.

BLUEPRINT ha optado por centrarse en el sistema sanguíneo. Esto debería ayudar a trasladar más rápidamente los descubrimientos a la clínica, ya que muchas pruebas diagnósticas se basan en muestras de sangre. "La sangre también se almacena en biobancos y se utiliza para el análisis genómico", declaró Henk Stunnenberg, coordinador de BLUEPRINT en el Centro Nijmegen de Ciencias de la Vida Molecular de los Países Bajos.

Además de estas razones de conveniencia, también había razones biológicas de peso para esta elección, afirmó. A diferencia de la mayoría de los tejidos, las células sanguíneas se renuevan constantemente, por lo que la sangre contiene una mezcla de células en diferentes estados de madurez. "Los epigenomas de las células sanguíneas pueden revelar algunas reglas generales sobre el desarrollo celular", aseguró Stunnenberg.

BLUEPRINT generará epigenomas de referencia de 60 tipos celulares diferentes, obtenidos de la sangre de individuos sanos almacenada en el banco nacional de sangre de Reino Unido. Cada epigenoma incluirá una secuencia completa del genoma y ?? datos cuantitativos de todo el genoma sobre la presencia y distribución de nueve marcadores epigenéticos diferentes.

Para su comparación con epigenomas sanos, el consorcio producirá epigenomas de referencia para más de 60 tipos celulares de cáncer de sangre. Se llevarán a cabo experimentos en ratones para determinar cuánto epigenoma es heredable. El consorcio también prevé generar epigenomas de baja resolución a partir de dos tipos de células de sangre de 100 personas sanas para proporcionar una primera indicación cuantitativa de la variación interindividual natural.