• 13:53
  • lunes, 18 de octubre de 2021

UNICEF reclama medidas para aumentar la supervivencia infantil a diarrea y neumonía en países en desarrollo

La neumonía y la diarrea son la causa de cerca de un tercio de las muertes de niños menores de cinco años y cada año se contabilizan más de dos millones de fallecimientos

UNICEF reclama medidas para aumentar la supervivencia infantil a diarrea y neumonía en países en desarrollo

Un nuevo informe de UNICEF ha puesto de manifiesto las diferencias existentes entre países desarrollados y en desarrollo en cuanto a la supervivencia infantil  a la diarrea y neumonía, las dos principales causas de mortalidad de niños menores de cinco años, y asegura que se trata de una "gran oportunidad" para reducir la "brecha" actual.

La neumonía y la diarrea son las enfermedades que golpean con más dureza a los países pobres, ha recordado Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, quien ha destacado que mediante intervenciones "sencillas" se podría aumentar su supervivencia en los países menos desarrollados "para que cada niño tenga una oportunidad justa para crecer y prosperar".

El problema, ha avanzado UNICEF, es que el noventa por ciento de las muertes por neumonía y diarrea se producen en el África subsahariana y en el sur de Asia.

La prevención y el tratamiento para ambas enfermedades incluyen medidas tan básicas como incrementar la cobertura de vacunas, fomentar la lactancia materna y el lavado de manos, la ampliación del acceso al agua potable, la distribución de sales de rehidratación oral a los niños con diarrea y el suministro de antibióticos a los niños con neumonía bacteriana.

De hecho, el informe avanza que las vidas de más de 2 millones de niños podrían salvarse en los 75 países con mayor carga de mortalidad si toda la población de niños menores de cinco años recibiera la cobertura ya alcanzada por el 20 por ciento de los países ricos.

UNICEF lamenta que sólo un tercio de los niños afectados reciba antibióticos o sales de rehidratación oral, lo que supone "un fracaso en la aplicación de una de las intervenciones de supervivencia infantil más probadas y eficaces".

Asimismo, ha recordado que una de las formas más simples y efectivas para proteger a los niños de las enfermedades es la lactancia materna, algo que no se consigue como demuestra el hecho de que menos del 40 por ciento de los niños menores de seis meses recibe leche materna de forma exclusiva, privándolos por tanto de esta protección crucial.

En lo que respecta a las vacunas, este organismo de Naciones Unidas ha reconocido que ya existen medios para la inmunización de ambas enfermedades pero, pese a que la mayoría de los países de bajos ingresos han introducido la vacuna contra el Haemophilus influenza tipo b (Hib) y las vacunas antineumocócicas están cada vez más disponibles, todavía necesitan introducirlas en los programas rutinarios de vacunación.