• 09:53
  • martes, 19 de octubre de 2021

Cáncer como tercera causa de muerte en México

En el Foro Cáncer en la Mujer, expertos del Instituto Nacional de Cancerología abrieron el diálogo para intercambiar propuestas e ideas sobre la prevención, tratamiento y cuidados paliativos del cáncer de mama, ovario y cervicouterino

Cáncer como tercera causa de muerte en México

En la inauguración del Foro Cáncer en la Mujer, en cual trataron cáncer de mama, de ovario y cervicouterino, el doctor Abelardo Meneses García, director del Instituto Nacional de Cancerología, habló sobre la prevalencia de estos padecimientos de 1996 a 2006 y mostró números por encima de los 750 mil casos en 10 años, es decir 75.000 casos al año.

En el Instituto Nacional de Cancerología se dieron cita diferentes especialistas para abrir tres mesas de diálogo en las cuales se discutieron los temas como la prevención, diagnóstico oportuno, innovación en terapias por incidencia y prevalencia de cáncer, así como el acceso a tratamientos y cuidados paliativos.

Gracias a la oportuna acción en cuanto a políticas públicas en conjunto con la Secretaría de Salud se logró disminuir el incremento de detección de cáncer cervicouterino en etapas avanzadas. Entre los avances de la época se logró establecer factores de riesgo que incrementan la posibilidad de padecer dichas enfermedades crónicas no transmisibles.

En la primera mesa "La Mujer ante el cáncer. Los retos de la prevención y diagnóstico oportuno", la senadora Cristina Díaz mencionó que se hace un gran esfuerzo por mantener el presupuesto asignado para la salud de los mexicanos, así como continuar trabajando con propuestas que desemboque en políticas públicas y faciliten la universalidad de la salud.

Mientras, la maestra Marcela Eternod Arámburu, secretaria Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), puntualizó que hace falta una mejor enseñanza desde las aulas, además de promover las caravanas itinerantes de detección y la creación de un Sistema Nacional de Cuidados, no solo para mujeres, sino para el público en general.

En cuanto a la Mesa "Terapias Innovadoras ante incidencia y prevalencia del cáncer en mujeres", el doctor Samuel Rivera Rivera, Oncólogo Médico del Centro Médico Nacional y presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología, puntualizó que los avances han sido grandes pues la quimioterapia ha dejado de ser el único recurso, pues la terapia de blanco en la cual se utilizan anticuerpos monoclonales y terapia antiangiogénica, ahora son opciones para el tratamiento en los hospitales públicos.

Por otro lado la doctora Lucely Cetina Pérez, médico oncólogo e investigadora en Ciencias Médicas del INCan, comentó que es necesario hacer un mayor esfuerzo para aprobar más medicamentos que ayuden al tratamiento, pues si bien hay avances farmacéuticos, el proceso de aprobación mexicano es lento, por lo cual sólo existe un solo medicamento para tratar el cáncer de ovario y cervicouterino.

El doctor Aberlardo Meneses afirmó que se promoverán estrategias para prevenir y controlar el cáncer desde el primer nivel de atención médica, además de implementar un tratamiento integral cono cuidados paliativos y rehabilitación de los pacientes.

Las acciones que serán implementadas para lograr dichos objetivos incluye la información necesaria para adoptar dietas saludables, incentivar a la actividad física y conjuntar con la regulación sanitaria con la Comisión Federal de Prevención contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), también pretende ampliar la vacunación de hepatitis B y del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Ante los invitados del Senado de la República, el personal médico destacó la falta de inversión en mastógrafos y capacitación al personal médico y tratar de homologar los protocolos de detección del cáncer.

Entre las recomendaciones de los expertos se encuentran reconsiderar el estilo de vida actual, corregir el tabaquismo y alcoholismo que generan riesgos considerables en la aparición de tumores malignos además de realizarse al menos una vez al año los estudios clínicos que pueden ayudar a la detección, como el papanicolau, la mastografía y el ultrasonido intrauterino en cuanto al cáncer de ovario.