• 00:23
  • Lunes, 18 de Diciembre de 2017

México vive nuevo terremoto con 224 víctimas

Treinta y dos años después México enfrenta terremoto 7.1 grado en la escala Richter que deja más de 200 víctimas fatales y múltiples derrumbes en los que aún trabajan brigadas de rescate

México vive nuevo terremoto con 224 víctimas

El 19 de septiembre de 1985 un terrible terremoto sacudió al país, principalmente la Ciudad de México, con una magnitud de 8.1 grados Richter. Treinta y dos años después pareciera que la historia se repite. Dos horas después del simulacro realizado en memoria del desastre acontecido en aquel año sonó la alarma sísmica nuevamente anunciando un desastre natural real.

La Ciudad de México, el Estado de México, Puebla y Morelos fueron víctimas de un sismo de 7.1 grados de magnitud con epicentro en Axochiapan, Morelos que se registró a las 13:14 horas del día martes 17 de septiembre, según datos del Sistema Sismológico Nacional.

En medio de edificios dañados, fachadas cuarteadas y ventanas y cristales estrellados y que se precipitaban al suelo, El Medico Interactivo México recorrió parte de la zona de desastre de la Ciudad de México en la cual se reportaron al menos 20 derrumbes de edificios que colapsaron ante el movimiento tectónico.

Se han registrado 6 sismos más de una escala de entre 4 y 4.7 grados Richter hasta las 23:49 horas con epicentro en diferentes puntos del Estado de Oaxaca, se reportan acciones de Protección Civil desde San Luis Potosí, en la parte norte del país, hasta la parte sur en Chiapas.

Hasta el momento, la Secretaría de Gobernación a través de su titular Miguel Ángel Osorio Chong, se ha confirmado 224 personas fallecidas, el conteo se desglosa de la siguiente manera: 117 en la Ciudad de México, 55 en Morelos, 39 en Puebla, 12 en el Estado de México y uno en Guerrero.

Entre las estructuras colapsadas decenas de víctimas han contactado a los servicios de protección civil mediante mensajes de texto, ayudando a los servicios de rescate a agilizar la búsqueda mientras brigadas de voluntariado han abastecido a los rescatistas con material de curación, herramientas, lámparas, pilas y alimentos para los afectados.

Diversos equipos de rescate se han dado a la tarea de auxiliar en las labores de remoción de escombros con el propósito de salvaguardar las vidas humanas atrapadas en estas construcciones, las cifras registran variaciones y las redes sociales se han convertido en aliado de aquellas familias que desconocen el paradero de sus allegados, mientras notifican nombres de pacientes atendidos de urgencia en los diversos hospitales de la Ciudad.